Meloni recuerda el 46 aniversario del secuestro de Aldo Moro

El recuerdo de Aldo Moro en Italia. (foto: ANSA)
El recuerdo de Aldo Moro en Italia. (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - La premier italiana, Giorgia Meloni, recordó hoy en las redes sociales el secuestro líder de la democracia cristiana (DC), Aldo Moro, ocurrido un 16 de marzo de 1978 y que terminaría en su asesinato, 55 días después, en mayo de ese año, y expresó su anhelo de que "los años oscuros no vuelvan nunca más".

     "Nuestra emotiva memoria y nuestro profundo agradecimiento van hacia ellos y hacia todas las víctimas de ese período dramático de nuestra historia. Todos tenemos la tarea de recordar y honrar su sacrificio, para que esos años oscuros no vuelvan nunca más".
    El 16 de marzo de 1978, en la esquina de Via Fani y Via Stresa, en Roma, diez hombres vestidos con uniforme de Alitalia bloqueaban el vehículo del líder de la democracia cristiana (DC), Aldo Moro, y el de sus guardaespaldas.
    En medio del estruendo de armas automáticas, en pocos segundos asesinaron a cinco personas -dos carabineros y tres escoltas- y secuestraron a una figura clave.
    "Oreste Leonardi, Domenico Ricci, Raffaele Iozzino, Giulio Rivera, Francesco Zizzi. Recordamos a estos funcionarios del Estado que cayeron hace 46 años en la masacre de Via Fani.
    Asesinados por quienes querían subvertir la democracia en Italia. Ejemplos de valentía frente a la cobardía del terrorismo", escribió, por su parte, el canciller italiano, Antonio Tajani.
    Con ese baño de sangre, efectivamente, comenzó uno de los capítulos más oscuros de la historia Italia y la agonía de Aldo Moro, quien 55 días después, el 9 de mayo de 1978, fue asesinado.
    El mismo 16 de marzo, el grupo de extrema izquierda Brigadas Rojas (BR) reivindicó el secuestro del cinco veces primer ministro italiano, a través de un llamado a la agencia ANSA.
    En la mañana del 9 de mayo de 1978 el cuerpo sin vida de Aldo Moro era descubierto por la policía en el interior de un Renault 4 rojo aparcado en la vía Caetani, en el centro de Roma.
    La aparición del cadáver del dirigente democratacristiano, acribillado por once balas, se produjo a medio camino de las sedes centrales de la Democracia Cristiana (DC) y del Partido Comunista Italiano (PCI), los dos principales partidos del país y los más firmes defensores de no negociar con los secuestradores. (ANSA).