Los italianos, con más gastos y menos consumo

La inflación y sus repercusiones en el consumo de los italianos. (foto: ANSA)
La inflación y sus repercusiones en el consumo de los italianos. (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - Los italianos gastan cada vez más en consumo, pero sus carritos de la compra están irremediablemente cada vez más vacíos. Gracias a la inflación, que está disminuyendo, pero se mantiene en niveles altos para este mercado y sigue impulsada por los precios del petróleo, que también están disminuyendo, pero aún son muy altos.
    La imagen del país que se está apretando el cinturón la proporcionan los datos del Istat (el ente estadístico italiano) sobre consumo e inflación. Datos que alarman mucho a las asociaciones de consumidores que elaboran boletines sobre la difícil situación de las familias. Pero incluso los empresarios, que viven del consumo, están preocupados.
    El primer dato significativo es el del consumo: en enero, en términos anuales, las ventas minoristas aumentaron un 1% en valor y cayeron un 2,1% en volumen, señala Istat, registrando una caída cíclica del 0,1% en valor y del 0,3% en volumen.
    Las ventas de alimentación aguantan los precios, pero bajan en volumen: mensualmente se mantienen estacionarias en valor y registran un descenso del 0,4% en volumen, mientras que las de bienes no alimentarios sufren un ligero descenso tanto en valor (-0,1%) y en volumen (-0,2%).
    Según la tendencia, las ventas de productos alimenticios están creciendo en valor (+2,4%) y disminuyendo en volumen (-2,8%); los de bienes no alimentarios descendieron tanto en valor (-0,2%) como en volumen (-1,6%).
    Es evidente que el valor del gasto se ve afectado por la inflación, que sigue siendo baja aunque todavía en niveles decididamente altos en comparación con años anteriores: el índice nacional de precios al consumo para toda la comunidad (NIC), incluido el tabaco, siempre según datos de Istat, registra un aumento del 0,1 % mensual y 0,8% anual, como el mes anterior.
    La inflación subyacente, neta de energía y alimentos frescos, se desacelera del +2,7% al +2,3%. La inflación de los alimentos está en el 3,9%.
    Según Codacons (la asociación que vela por los consumidores), hay "señales positivas sobre los precios que, sin embargo, no son suficientes: en el bienio 2022-2023, los precios minoristas aumentaron globalmente un +13,8%, empeorando el gasto familiar e impactando los ingresos y las compras. capacidad de los ciudadanos".
    Por lo tanto, las listas de precios deben "invertir la tendencia y empezar a bajar, especialmente en sectores como el de la alimentación, donde los aumentos de precios siguen siendo elevados y del orden del 3,9%".
    En términos de consumo, "los alimentos disminuyeron un 0,4% en apenas un mes, un 2,8% en un año.
    En resumen, los italianos continúan con su dieta forzada y se ajustan el cinturón, viéndose obligados a gastar más para comer menos". En resumen, lo más preocupante es el aumento de los precios de los alimentos, del +3,9%, hasta el punto de que Assoutenti -otra entidad de consumidores- calcula que "para poner comida en la mesa, una familia con dos hijos gasta una media de aumento +314 euros al año".
    Los empresarios también están claramente preocupados: "la situación económica sigue caracterizándose por la debilidad del consumo alimentario y no alimentario, confirmada por la evolución insatisfactoria de las rebajas de invierno", explica Federdistribuzione, la cámara empresarial.
    Y destaca "la condición de fragilidad económica que también atestiguan los datos sobre las ventas minoristas de enero". "La reducción con la que se abre el año, tanto cíclicamente como tendencialmente, consolida una tendencia a la baja que, considerando la importancia del consumo para el crecimiento económico, no puede no causan preocupación", subrata la entidad.
    La inflación -según Confesercenti, otras de las cámaras empresariales- "sigue pesando sobre el bolsillo de las familias, que gastan más para comprar menos. Una dinámica evidente también en las ventas minoristas, que en enero registraron un descenso interanual del -2,1 en volumen". (ANSA).