Biden y Trump ganadores en supermartes, tendrán su revancha en noviembre

Para partido de gobierno italiano, lo mejor es una victoria del republicano.

El expresidente se mostró confiado en que logrará unir a su partido. (foto: ANSA)
El expresidente se mostró confiado en que logrará unir a su partido. (foto: ANSA)

(ANSA) WASHINGTON - Donald Trump y Joe Biden ganaron en forma aplastante las primarias del supermartes, que se disputaron en 15 estados y un territorio, lo que les aseguró la nominación de sus partidos y por lo tanto la revancha en noviembre de las elecciones de 2020 en las que el demócrata derrotó al republicano.
    Pese a la victoria, ambos vieron confirmadas sus vulnerabilidades. Nikki Haley, rival republicana del magnate, ganó sorprendentemente en el liberal Vermont, su segundo éxito después de la capital. Y por ahora no se da por vencida y continúa atrayendo a un núcleo duro de votantes moderados o independientes que podrían comprometer las posibilidades de victoria de Trump en las elecciones generales, especialmente en algunos estados indecisos.
    El presidente fracasa en los caucus de las islas de Samoa, donde pierde ante un candidato local desconocido, el empresario Jason Palmer. Y encuentra en las encuestas de algunos estados, como Minnesota, la protesta del voto árabe por el apoyo a Israel por el "genocidio" en Gaza.
    Por lo demás, el supermartes transcurre como se esperaba, con Trump y Biden acaparando casi todos los delegados en juego, alrededor de un tercio del total. Incluidos los estados que más aportan, California y Texas, los más poblados del país.
    Antes de que se anunciaran todos los resultados, el magnate pronunció su "discurso de victoria" en directo por televisión en Mar-a-Lago, donde el domingo también se reunió con Elon Musk y otros financistas republicanos, en busca de dinero para su campaña, pero quizás también para pagar los casi 500 millones de multas por activos inflados en sus empresas.
    "Lo llaman supermartes por una razón, fue una noche estupenda", dijo, alardeando de haber hecho "algo que nadie había hecho antes en la historia" y acusando a Biden de ser "el peor presidente de todos los tiempos".
    Luego profetizó que el Partido Republicano "pronto se reunirá", aumentando la presión para que Haley abandone la carrera.
    Biden respondió con dureza, pero solo con una declaración de su campaña: Trump "está decidido a destruir nuestra democracia, a arrancar libertades fundamentales como la capacidad de las mujeres de tomar sus propias decisiones en materia de atención sanitaria y a aprobar más recortes de impuestos por miles de millones de dólares para los ricos, y hará o dirá cualquier cosa para llegar al poder".
    Haley también prefirió basarse en una nota para responder al magnate, sosteniendo que "la unidad no se puede lograr simplemente diciendo 'estamos unidos'".
    "Sigue habiendo un gran grupo de votantes republicanos que están profundamente preocupados por Trump... esta no es la unidad que nuestro partido necesita para tener éxito. Abordar estas preocupaciones mejorará al partido y a Estados Unidos", advirtió.
    Nikki Haley, que hoy se retirará de la carrera republicana, no anunciará su apoyo a Donald Trump por ahora, dijeron fuentes de su campaña a la CNN.
    La exembajadora pedirá a Trump que se gane el apoyo de los votantes que la apoyaron.
    Desde Italia, el diputado Paolo Barelli, líder de Forza Italia, uno de los partidos de la coalición de gobierno, en la Cámara, pronóstico una victoria de Trump en noviembre: "es un duelo electoral entre una persona agobiada por la edad y un escalador de montaña", graficó.
    "Para Forza Italia, lo importante es que los Estados Unidos de América son un elemento de estabilidad en el mundo y hacia Europa. Entonces siempre hemos apreciado más las políticas del partido de Trump, el republicano, y por lo tanto para nosotros Trump presidente de Estados Unidos está bien", concluyó Barelli.
    (ANSA).