Sunak denuncia antisemitismo e islamofobia

Acusa a líder de extrema izquierda Galloway de negacionismo

(ANSA) - LONDRES, 01 MAR - El primer ministro conservador británico, Rishi Sunak, pronunció un inusual discurso a la nación desde Downing Street para denunciar la amenaza del antisemitismo, la islamofobia y, más en general, lo que llamó "el intento cínico" de atacar los valores del "pluralismo de la democracia liberal" en Gran Bretaña y Occidente en general en el contexto del conflicto palestino-israelí en Gaza.
    Sunak, recordando que es el primer premier "no blanco" en la historia del Reino, señaló "el veneno de los extremistas" que se han infiltrado en las protestas pro-palestinas y prometió tomar medidas enérgicas contra la propagación del extremismo entre los jóvenes.
    Al mismo tiempo, acusó al recién elegido diputado de extrema izquierda, George Galloway, de negar el ataque de Hamás del 7 de octubre.
    Mientras Sunak hablaba afuera del número 10, se podían escuchar de fondo las voces de las protestas contra la guerra de los manifestantes cerca de la entrada de Downing Street. En su discurso, el primer ministro conservador dijo que había visto un "aumento impactante del desorden y la criminalidad" por parte de los extremistas en las últimas semanas y meses.
    "Lo que comenzó como protestas en nuestras calles se convirtió en intimidación, amenazas y actos de violencia planificados", añadió, refiriéndose al clima tenso por la guerra entre Israel y Hamás. Citó algunos ejemplos de la creciente intolerancia, como los niños judíos que tienen miedo de usar uniforme escolar por miedo a ser atacados y las mujeres musulmanas que son maltratadas en las calles debido a las acciones de "grupos terroristas" con los que no tienen nada que ver.
    A este escenario se han sumado amenazas e intimidaciones contra parlamentarios solo por expresar su opinión sobre el conflicto, enfatizó el premier.
    "Ahora nuestra propia democracia es un objetivo", subrayó Sunak. La "confirmación más que alarmante" de esta situación provino, según el Primer Ministro, de la victoria electoral de Galloway en las elecciones parciales de Rochdale, cuyos resultados se anunciaron hoy.
    Para defender los valores comunes frente a la amenaza que suponen los "extremistas islámicos y los grupos de extrema derecha", el primer ministro prometió una ofensiva que su Gobierno pretende aplicar en las próximas semanas.
    El objetivo de la medida es atacar "el problema desde su raíz" y evitar cualquier legitimación de los grupos extremistas.
    Finalmente, dijo que respeta el arduo trabajo que tiene que hacer la policía para controlar las protestas, pero es necesario "trazar una línea" entre las manifestaciones pacíficas y las que degeneran, por ejemplo cuando se convoca una "yihad violenta".
    (ANSA).