Italia, 608 mil Airbnb, 35% en Toscana

Ingresos por 167,6 millones de euros.

En muchas ciudades, los alquileres temporarios expulsan a los ciudadanos de los centros históricos.  (foto: ANSA)
En muchas ciudades, los alquileres temporarios expulsan a los ciudadanos de los centros históricos. (foto: ANSA)

(ANSA) ROMA - Italia tuvo más de 608 mil alojamientos disponibles en la plataforma Airbnb en 2023, con una oferta concentrada principalmente en tres regiones, que por sí solas cuentan con el 35,4% del total: Toscana (12,9%) , Sicilia (11,4%) y Lombardía (11,1%).
    En cuarto lugar Puglia (8,9%) seguida de Cerdeña (8,4%), Lazio (8,3%), Campania (6,8%) y Véneto (5,7%).
    En cuanto a la tasa de empleo, el nivel más alto se registra en Lazio, con un 69,3%, seguido de Veneto (62,5%) y Lombardía (60,3%). Así surge de la búsqueda de Airbnb en Italia, según los números de la consultora especializada en turismo Jfc, que ANSA publica con anticipación.
    Los alojamientos de Airbnb pesan de forma diferente en las distintas ciudades y territorios. Para evaluar el nivel de sostenibilidad que puede soportar un territorio, Jfc elaboró un índice (Rhr) que representa la relación entre el número de residentes y la cantidad de alojamientos en Airbnb.
    Considerando como valor máximo un índice de sostenibilidad igual a 1 (a nivel nacional este índice es igual a 1,03), la región que tiene el Rhr más alto es el Valle de Aosta (4,26 pero fuertemente condicionado por la escasez de residentes), seguida de Cerdeña (3,25), Toscana (2,14) y Liguria, con un valor de 2,00. Por encima del valor máximo también se encuentran Trentino Alto Adige, Sicilia, Puglia y Umbría.
    Seguramente resulta aún más interesante examinar el índice de sostenibilidad de los destinos individuales, para comprender cuánto afecta el "fenómeno de Airbnb" a las ciudades y centros históricos.
    No es de extrañar que Florencia tenga un índice muy alto, de 3,81, y Venecia le siga de cerca con 3,67. Siguen distanciadas pero siempre por encima del valor máximo sostenible Bápoles (1,36) y Roma (1,13). Índice positivo en cambio en Palermo con 0,67.
 "Un elemento muy importante a evaluar - explica Massimo Feruzzi, administrador de Jfc - es el relacionado con la relación existente entre Airbnb y el impuesto de estadía, especialmente a la luz de los cambios introducidos por la Ley Financiera 2024, que obliga a la plataforma a cobrarlo en nombre de los anfitriones que proponen estancias cortas, por lo tanto, menos de 30 días".
    "Esta actividad - subraya - comenzó el 15 de febrero en 1.200 municipios: es una situación aún demasiado fluida para poder estar seguro del pago del impuesto turístico por parte de quienes se alojan en un alojamiento de Airbnb, o de las otras plataformas, como Vrbo, Wimdu, Halldis, Housetrip o Booking".
    Según Ferruzzi, hoy, con base en el número de alojamientos disponibles solo en Airbnb y calculando los alojamientos ocupados en 2023, la media de los huéspedes alojados y la media nacional del valor del impuesto aplicado a este tipo de oferta de alojamiento, se ha estimado un total de ingresos fiscales anuales, de 167,6 millones de euros".
    "Con este informe - dice Feruzzi - pretendemos proporcionar al sistema de turismo de Italia los números del fenómeno Airbnb que es sin duda un tema de discusión diaria que involucra a todos los destinos turísticos".
    "Sin embargo, cada vez es más difícil gestionar -especialmente para las localidades con mayor atractivo internacional- la relación entre los residentes y los turistas o, mejor dicho, la explosión de licencias de alquiler turístico para incluir en las plataformas online", advirtió.
    Jfc subraya cómo, de hecho, son diferentes las administraciones municipales que "son testigos impotentes de una reducción progresiva de las viviendas disponibles para los ciudadanos, y del aumento paralelo de los alquileres y el costo de las viviendas, con el consiguiente desplazamiento de los residentes de los centros históricos". (ANSA).