G7 y UE frenan la importación de diamantes rusos

"Desde hoy también bloqueo a los pulidos en terceros países"

(ANSA) - BRUSELAS, 01 MAR - Se aplican nuevas medidas enérgicas contra la importación de diamantes rusos por parte de la Unión Europea, en coordinación con el G7 según adelantaron fuentes de la presidencia de la UE.
    Ya desde marzo entrarán en vigor restricciones indirectas a las importaciones en el marco del G7. Se introducirá una prohibición gradual de la importación de diamantes rusos desde terceros países.
    A partir de hoy, "todos los diamantes rusos en bruto o pulidos a partir de un quilate o trabajados en terceros países quedarán prohibidos en el mercado del G7, incluida la UE, en particular los diamantes rusos extraídos de minas que hayan sido transformados en piedras pulidas", explicaron las fuentes.
    "Aunque los importadores deben demostrar el origen no ruso mediante pruebas documentales durante un período de transición de seis meses, el cumplimiento de esta prohibición de importación indirecta se controlará en última instancia a través de un sistema de verificación y certificación, basado en tecnologías sólidas de trazabilidad", amplió el informante.
    Esto permitirá que los diamantes puedan ser rastreados digitalmente, explican las fuentes.
    Bélgica, en estrecha consulta con los miembros del G7 y con la Comisión Europea, inicia hoy la introducción gradual de un sistema de control basado en la trazabilidad tecnológica, con el fin de que el sistema sea plenamente operativo antes del 1 de septiembre.
    "Solo un mecanismo de trazabilidad sólido proporcionará las garantías necesarias para hacer que el régimen de sanciones sea lo más impermeable posible, reduciendo efectivamente las posibilidades de evasión o incumplimiento", añaden las fuentes europeas, observando que "este importante paso, dado en estrecha consulta con la industria en general y con los países productores de diamantes, también puede mejorar significativamente la transparencia de la industria internacional del diamante en general".
    El sistema ofrece la oportunidad de establecer un nuevo estándar de transparencia, fortaleciendo iniciativas existentes como el Proceso de Kimberley. "Ofrece, además, una mayor transparencia a los países productores, particularmente en Africa y la oportunidad de aumentar los ingresos de la minería de diamantes para las comunidades locales", detallan los voceros que trabajaron en el desarrollo de la propuesta.
    Es que, las nuevas sanciones acelerarán drásticamente los intentos de incorporar la trazabilidad a la industria del diamante, de forma que se reestructurarán cadenas de suministro que se extienden por todo el mundo.
    Las grandes empresas se preparan para el cambio.
    Richemont y Tiffany, propiedad de LVMH, declararon que dejaron de abastecerse de piedras rusas poco después de que estallara la guerra en Ucrania.
    A su vez, Dimexon segregó su cadena de suministro para asegurarse de que las piedras rusas no lleguen a los clientes occidentales, al rastrear cada transacción y confiando en las relaciones comerciales directas con las empresas mineras para demostrar el origen de cada paquete de piedras, según un reporte de la BBC.
    La industria del diamante en Rusia tiene una gran importancia mundial, ya que Rusia es el mayor productor de diamantes del mundo, con cerca del 31% de la producción mundial.
    Alrosa, una empresa pública rusa, desempeña un papel decisivo en esta industria, ya que es responsable de la extracción de aproximadamente el 90 % de los diamantes de Rusia.
    No obstante, la industria se ha enfrentado a dificultades debido a las sanciones impuestas desde la guerra en Ucrania. (ANSA).