Meloni con Biden y Trudeau, fin de semana en América del Norte

Con Biden e Trudeau, Kiev, Gaza, OTAN, IA y Africa en agenda

Giorgia Meloni y un encuentro con Joe Biden, el sábado en la Casa Blanca (foto: ANSA)
Giorgia Meloni y un encuentro con Joe Biden, el sábado en la Casa Blanca (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Paolo Cappelleri - Por segunda vez en siete meses estará en la Casa Blanca, para conversar con Joe Biden. Luego se desplazará a Toronto para la reunión bilateral con Justin Trudeau. Fin de semana en el exterior para la premier Giorgia Meloni, que como presidenta de turno del G7 continúa su visita a las capitales del grupo con vistas a la cumbre de junio en Apulia, en el sur, en "talón" de la "bota" de Italia, Los encuentros cara a cara con los líderes de Estados Unidos (el sábado) y de Canadá (el domingo) -como explican fuentes italianas- servirán para compartir las prioridades del G7: la defensa del sistema internacional basado en la fuerza de la ley y el apoyo continuo a Ucrania, el conflicto en Oriente Medio, con sus consecuencias en la agenda global.
    Además, la atención prioritaria hacia Africa, con el objetivo de construir un modelo de asociación beneficioso para todos (la receta del Plan Mattei, en definitiva), el enfoque continuo en la región del Indo-Pacífico, la importancia de los temas migratorios y la Inteligencia Artificial (IA).
    Aunque se incluirá en la agenda más tarde, el punto culminante del viaje es la cita en el Despacho Oval (el sábado a las 13 horas, cuando en Italia serán las 19, 18 GMT), lo que siempre ha sido un paso muy importante para todo inquilino del Palazzo Chigi.
    Meloni tendrá un presidente estadounidense en la carrera hacia el Súper Martes, el martes (este año cae la próxima semana) en el que emergen los rivales republicanos y demócratas a la Casa Blanca. Los dos discutieron sobre Ucrania hace unos días en la videoconferencia del G7, que reveló la presión de Estados Unidos para desbloquear los activos rusos congelados en Occidente, que se utilizarán para apoyar a Kiev. Una dinámica sobre la cual hay más cautela en Europa, aunque esta dirección acaba de ser confirmada por los Ministros de Finanzas del G7 en San Pablo.
    Dentro de una semana comenzará el Ramadán y se está a la espera de ver si se materializa el alto el fuego de Israel en Gaza, evocado en los últimos días por el propio Biden. En la Casa Blanca también se hablará de la situación en el Mar Rojo, donde Estados Unidos lidera la coalición anti-hutíes e Italia tiene el mando táctico actual de la misión europea Aspides, pero está a la espera de la luz verde parlamentaria para actuar.
    Son temas que se cruzan con uno de los expedientes más delicados sobre la mesa, la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará en julio en Washington, en la que se elegirá al nuevo secretario general que sustituirá a Jens Stoltenberg.
    Un tema sobre el que será interesante medir la alineación es la Inteligencia Artificial, que Meloni lo colocó en lo más alto de la agenda del G7 (crisis geopolíticas a un lado), presionando para definir barreras éticas a nivel global para las evoluciones de la inteligencia artificial generativa. Contener los riesgos y explotar el potencial es también el objetivo de Washington: no faltan iniciativas en este sentido, pero la tendencia es no imponer demasiadas limitaciones a las empresas que desarrollan los sistemas más potentes, centrándose más bien en la necesidad de compartir información vital con el Gobierno de Estados Unidos.
    Aunque no está en la agenda formal, entre los temas bilaterales no se excluye que se discuta el caso del ex deportista y ex empresario italiano Chico Forti, condenado en 2000 en Miami por un asesinato del que se proclama inocente, y que pide ser trasladado a Italia. Una batalla apoyada por Meloni desde que estaba en la oposición.
    Desde Washington, Meloni volará el sábado a Canadá para reunirse con el primer ministro. No en Ottawa, la capital, como ocurre la mayor parte del tiempo, sino en Toronto, donde se encuentra una de las mayores comunidades de origen italiano.
    Aparte de las cuestiones bilaterales, los temas de la conversación con Trudeau, con quien Meloni acaba de reunirse en Kiev, serán más o menos idénticos, después de la reunión al margen de la Asamblea de la ONU en septiembre de 2023 y la de cuatro meses antes al margen del G7 de Hiroshima, cuando el canadiense sorprendió a su interlocutora expresando su preocupación "por algunas de las posiciones que está adoptando Italia en materia de derechos LGBTQ+". Un tema que no se menciona esta vez en la presentación bilateral de Canadá, que a finales de año recibirá el relevo de Italia como presidente rotatorio del G7 en 2025. (ANSA).