Batahola en Turín, ataque a patrulla y comisaría

Meloni: "Peligroso retirar a policía apoyo de las instituciones"

Ataque a comisaría y policías en Turín. El Gobierno critica con dureza (foto: Ansa)
Ataque a comisaría y policías en Turín. El Gobierno critica con dureza (foto: Ansa)

(ANSA) - TURIN - Una patrulla de la policía estatal italiana sufrió hoy un ataque en la ciudad de Turín cuando llevaba a un hombre de origen marroquí a un centro de repatriación en Lombardía para ser expulsado de Italia. El hecho ocurrió frente a la jefatura de policía de la capital piamontesa. Un grupo de autonomistas y anarquistas rodearon el vehículo policial, intentaron abrir las puertas y luego le dieron patadas y golpes de puño. Otros agentes intervinieron y bloquearon a los atacantes, deteniendo a cuatro de ellos. En los disturbios un policía resultó levemente herido.
     Tras conocer la situación, el ministro del Interior, Matteo Piantedosi, calificó el hecho como un “acto de violencia inaceptable” contra la policía.
     El funcionario sostuvo que se trata de un ataque “sintomático del clima de veneno y sospecha al que están sometidos en los últimos días los agentes de seguridad y los policías". Piantedosi expresó luego su "solidaridad y cercanía” a los agentes, uno de los cuales resultó levemente herido, y se manifestó “indignado por el gravísimo ataque al vehículo policial”. Como ministro, dijo, “haré todo lo posible en cada cargo para afirmar la dignidad y el honor de los servidores del Estado que diariamente, incluso poniendo en riesgo su seguridad, contribuyen a afirmar los valores de la libertad y la democracia”.
    El ataque ocurrió seis días después de la paliza a los estudiantes de una procesión en Pisa, y del reclamo del presidente de la República, Sergio Mattarella, sobre el "fracaso" que suponen para las fuerzas del orden, porque la "autoritarismo" no se mide con porras.
     Mientras tanto, tras lo sucedido hoy en Turín, la premier italiana, Giorgia Meloni, confirmó el apoyo del gobierno a la policía y advirtió de los riesgos que podría derivar en un colapso de confianza en quienes garantizan la seguridad.
    Tanto la premier como el ministro -que el jueves informará en el Parlamento sobre los acontecimientos de Pisa-, se ponen así abiertamente del lado de los policías, porque no se puede hablar de ella "solo cuando algo no funciona".
     El ministro Piantedosi, por otro lado, relacionó el ataque a la comisaría por parte de antagonistas en Turín con el traslado de la directora del Departamento Móvil de Florencia, Silvia Conti -de quien dependen administrativamente los departamentos que operan en Pisa-, que el jueves tomará posesión de su cargo en la sección anticrimen de Pescara y que se jubilará dentro de seis meses.
    “No es casualidad que un episodio tan grave ocurra precisamente en la ciudad donde el alcalde inicia la regularización de centros sociales antagónicos. Desgraciadamente, en Turín se creó un clima de impunidad que refuerza las estrategias de tensión y la arrogancia de los antagonistas”, comentaron después el concejal de la región de Piamonte Maurizio Marrone (FdI) y la jefa adjunta del grupo del partido en la Cámara Augusta Montaruli. 
     La protesta de los antagonistas posteriormente se trasladó a la cercana Piazza XVIII Diciembre, frente a la estación de Porta Susa, donde algunos coches en tránsito fueron atacados y dañados por los manifestantes. 
    Después, los autonomistas y anarquistas -una treintena en total- regresaron a la Jefatura de Policía, donde encendieron bombas de humo, desplegaron una pancarta que decía “Fuego a las prisiones y al CPR” y gritaron consignas contra la policía. (ANSA)