Acuerdos a ultranza en Qatar, 30 mil muertos en Gaza

El llamado de Haniyeh: "Todos a la Explanada por el Ramadán"

Tanques israelíes en la Franja de Gaza (foto: ANSA)
Tanques israelíes en la Franja de Gaza (foto: ANSA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - Listos para un acuerdo, pero también para continuar con los combates en Gaza, donde los muertos, según último balance suministrado por las autoridades de Hamás, ascienden ya a 30 mil palestinos. Mientras las negociaciones entre las partes prosiguen en Qatar, la facción islámica deja abiertas todas las opciones y desde Doha, a pesar de fuentes contradictorias, no hay señales de ruptura por parte de los mediadores. Sin embargo, hay numerosos indicios de una negociación compleja, con posiciones definidas todavía distantes "entre peticiones y propuestas".
    Fue Ismail Haniyeh, líder de Hamás, quien aclaró que el grupo "muestra flexibilidad en las conversaciones" para un posible acuerdo que suponga la liberación de los rehenes retenidos en Gaza y un alto el fuego temporal, pero también está "dispuesto a seguir luchando".
    Fuentes diplomáticas egipcias hicieron saber entonces que, si se llegara al punto final del colapso, el de Doha sería "un acuerdo preliminar" previo a una reunión el próximo domingo en El Cairo durante la cual se anunciaría el alto el fuego.
    Justo a tiempo para la fecha del lunes 4 de marzo, mencionada por el presidente estadounidense, Joe Biden, en los últimos días, y que Hamás también definió hoy como "una ilusión". Pero también a una semana del inicio del Ramadán -la tarde del 10 de marzo-, momento de absoluta crítica para la seguridad de la región y para una posible operación militar de Israel en Rafah, en el sur de Gaza.
    No es casualidad que Haniyeh -refiriéndose a las medidas restrictivas anunciadas por Israel para el ingreso en la Explanada de las Mezquitas (Monte del Templo para los judíos) durante el Ramadán- hizo un llamamiento a los palestinos de Jerusalén y Cisjordania para que acudan en masa al Monte el primer día del mes sagrado.
    El portavoz del departamento de Estado norteamericano, Matthew Miller, explicó que Estados Unidos continúa "solicitando a Israel a facilitar el acceso a la Explanada de las Mezquitas (Monte del Templo) para los fieles pacíficos durante el Ramadán, en línea con la práctica pasada".
    Mientras, el Parlamento Europeo aprobó una enmienda del grupo de la Izquierda que "pide un cese del fuego inmediato y permanente en la Franja de Gaza con el fin de garantizar a sus habitantes el acceso ininterrumpido de alimentos y agua".
    Mientras tanto, Israel -como todos los países que reciben armas de Estados Unidos-, en cumplimiento de un memorando enviado por la administración Biden en febrero pasado, tendrá que dar garantías a mediados de marzo de que tiene la intención de respetar la ley internacional en el uso de esas armas.
    Garantías que Israel dijo que era capaz de dar.
    El Estado judío -reveló el sitio web Axios- también tendrá que permitir la entrada de ayuda humanitaria a Gaza.
    Un nuevo motivo de enfrentamiento con la administración estadounidense está ligado luego al anuncio por parte del ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotcih, por la aprobación de un nuevo asentamiento denominado Mishmar Yehuda en el área de Gush Etzion, un grupo de asentamientos judíos situados en el sur de Jerusalén.
    En el día 145 de guerra, en tanto, la Fuerza de Defensa de Israel (FDI) continúa con las operaciones en el bastión de Hamás en Khan Yunis, en el sur de Gaza, pero también en el centro de la Franja.
    Al testimoniar la situación de emergencia provocada por la guerra, el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, lanzó un llamamiento para el reclutamiento de judíos ortodoxos.
    "Nos encontramos - afirmó - en una guerra que no conocemos desde hace 75 años y esto requiere decisiones que no hemos tomado hasta ahora".
    Una iniciativa que, según algunos analistas, provocará malestar en la coalición gubernamental donde la contribución de los partidos religiosos es fuerte.
    Mientras tanto, en Gaza la situación humanitaria es cada vez más dramática. "Al menos 576.000 personas, una cuarta parte de la población - advirtió el jefe adjunto de la agencia humanitaria de la ONU (OCHA), Ramesh Rajasingham - están a un paso de la hambruna". (ANSA).