Funeral secreto a Navalny o será enterrado en prisión

Ultimátum a la madre, pero ella se niega. "El Kremlin miedo"

(ANSA) - MOSCU, 23 FEB - Si la familia no acepta realizar un funeral secreto, el cuerpo del opositor ruso, Alexei Navalny, será enterrado en la colonia penal donde murió: ése es el ultimátum dirigido hacia la madre, Lyudmila, a quien sólo se le dieron unas pocas horas para decidir, pero ella ya se negó.
    Así lo revelaron fuentes cercanas al recientemente fallecido opositor al presidente ruso, Vladimir Putin.
    "Un investigador" la llamó por la tarde, después de que la mujer rechazara el jueves la primera solicitud de un funeral privado, alegando "chantaje" y "amenazas".
    La ex portavoz de Navalny, Kira Yarmysh, dijo que la ley "obliga a las autoridades a entregar el cuerpo en un plazo de dos días a partir del momento en que se establezca la causa de la muerte".
    Según la documentación médica firmada por la madre que certifica las causas "naturales" de la muerte, añadió Yarmysh, "estos dos días expiran mañana", por lo cual insistió en que las autoridades "permitan que el funeral y la ceremonia conmemorativa se desarrollen con normalidad".
    Sobre el tema también se pronunció Boris Nadezhdin, el político alineado contra el conflicto en Ucrania que en los últimos días vio rechazada por la Comisión Electoral Central su candidatura para desafiar a Putin en las elecciones presidenciales del próximo mes, y tratar así de impedirle obtener un quinto mandato en Rusia.
    "Quienes impiden que el cuerpo sea devuelto a la familia - afirmó Nadezhdin - no sólo infringen la ley, sino que también cometen un pecado grave. Entreguen el cuerpo de Alexei Navalny a su madre. Se pueden tener diferentes actitudes hacia él, pero, como cada mortal, Alexei debe ser enterrado según las costumbres de su fe y de acuerdo con la ley".
    Por su parte, el opositor y ex magnate petrolero Mikhail Khodorkovsky, quien vive en el extranjero, dijo que al Kremlin le gustaría que se celebraran funerales privados porque teme posibles protestas.
    Según él, un funeral público sería "peligroso para Putin en el contexto de la campaña electoral", porque, en esta situación, nadie puede predecir el impacto que puede tener el evento.
    Entretanto, el presidente estadounidense, Joe Biden, quien anunció hoy más de 500 nuevas sanciones a Rusia por la muerte de Navalny, así como por la intervención en Ucrania, se reunió ayer por la tarde en San Francisco con Yulia Navalnaya y su hija Daria, a quienes expresó su "admiración por el extraordinario coraje" del opositor ruso "en la lucha contra la corrupción y por una Rusia libre y democrática" Pero, según el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antonov, las nuevas sanciones son "un nuevo intento descarado y cínico de interferir en los asuntos internos de Rusia" y de "dividir a la sociedad en vísperas de las elecciones presidenciales".
    En cambio, Darya publicó una fotografía hoy en la red social X de ella de niña en brazos de su padre, con el texto: "Te amo, te beso, te abrazo fuerte y te extraño mucho".
    Por otra parte, otro disidente en prisión, Ilya Yashin, lanzó un llamamiento a la comunidad internacional para intentar obtener la liberación de Vladimir Kara-Murza, afirmando que la amenaza a su vida también es "muy alta".
    Yashin, también en prisión cumpliendo una pena de ocho años y medio de prisión, se dirigió "a los dirigentes de la ONU, al presidente de Estados Unidos y a los líderes de los países de la UE" y les pidió que utilicen "todos los instrumentos diplomáticos para obtener la rápida liberación de Vladimir Kara-Murza", quien sufrió la sentencia más dura entre los opositores al Kremlin, es decir, 25 años de prisión.
    ; (ANSA).