Italia exige explicaciones por Navalny

La respuesta de embajada de Moscú en Italia: "Es asunto interno"

Italia exige explicaciones por la muerte del opositor ruso Alexei Navalny (foto: ANSA)
Italia exige explicaciones por la muerte del opositor ruso Alexei Navalny (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - Espera que Rusia aporte "claridad" sobre la muerte de Alexei Navalny, una cuestión que va más allá de la figura del opositor del Kremlin porque es inherente a los "valores indispensables de la libertad y la democracia", se afirmó.
    Ése fue mensaje que el Gobierno le transmitió directamente al embajador Alexey Paramonov, al convocarlo hoy a la Farnesina (cancillería italiana).
    Una línea clara, compartida con sus socios europeos, pero que Moscú rechazó con dureza, pues, según se manifestó desde la embajada rusa, Navalny es "un asunto interno" sobre el que se están llevando a cabo las investigaciones necesarias.
    También aprovechó la ocasión para reiterar que, desde Occidente, se están haciendo "evaluaciones políticamente sesgadas" para "explotar" el caso en contra de Rusia.
    Paramonov fue recibido por la tarde por el director de Asuntos Políticos de la Farnesina, Pasquale Ferrara, por recomendación del canciller Antonio Tajani.
    El diplomático ruso fue informado de "la expectativa de Italia de que se aclaren plenamente las circunstancias de la desaparición de Navalny", informó el Ministerio de Asuntos Exteriores en una nota al final de la reunión.
    El mismo texto recordó la detención del opositor "en condiciones muy duras por su actividad política y por su lucha contra la corrupción".
    El tema que plantea Roma es aún más amplio.
    "Italia, que defiende los valores inalienables de la libertad y la democracia, seguirá invitando a la Federación Rusa a poner fin a la inaceptable persecución de la disidencia política y a garantizar el derecho a la plena libertad de expresión, sin limitación alguna de derechos civiles y derechos políticos", subrayó la Farnesina.
    La cancillería italiana aludió así a un país donde otros líderes de la oposición están en prisión y solo en los últimos días cientos de personas fueron arrestadas por salir a las calles en memoria de Navalny.
    La embajada rusa, al comentar la convocatoria de Paramonov, utilizó un tono muy duro, a raíz de una fractura actualmente irreparable con los países que se pusieron del lado de Ucrania.
    "No corresponde a los occidentales ocuparse del asunto, es un asunto interno de Rusia, que está llevando a cabo todas las evaluaciones e investigaciones necesarias para identificar las causas reales del accidente y, cuando existan, las responsabilidades relacionadas", afirmaron en un comunicado.
    También rechazaron las "acusaciones de diversa índole contra Moscú que fomentan artificialmente tanto la crítica como la hostilidad hacia las autoridades rusas y el sentimiento general contra la Federación Rusa".
    Acusaciones consideradas "inútiles e inaceptables".
    La citación del diplomático ruso a la Farnesina se produjo el día en que los embajadores de la Unión Europea (UE) dieron luz verde al decimotercer paquete de sanciones contra Moscú, en respuesta a la invasión de Ucrania.
    Y precisamente el caso de Rusia, entre los objetivos "neoimperialistas" de Vladimir Putin y la muy difícil situación interna en el frente de los derechos humanos, es uno de los principales temas del G7 liderado por Italia.
    La primera reunión de ministros de Asuntos Exteriores presidida por Tajani, la semana pasada en Múnich, terminó con dos puntos fijos: por un lado, la "indignación" por la muerte en prisión de Navalny, con la denuncia de la "persecución de la disidencia política" por parte del régimen de Putin; y por el otro, el renovado apoyo sin reservas a Kiev en la defensa de su territorio.
    El próximo sábado, en el segundo aniversario del inicio de la guerra, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, presidirá una cumbre con los líderes por videoconferencia, en la que también participará el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky en Kiev.
    Una discusión que, según informaron fuentes diplomáticas, se centrará también en la muerte de Navalny y terminará con una declaración conjunta.
    Además, el Gobierno italiano está definiendo un acuerdo con Kiev sobre garantías de seguridad, en la línea de los firmados por Francia y Alemania, y que anteriormente también había firmado el Reino Unido. (ANSA).