Cameron en Malvinas, rabia opositora en Argentina

Funcionarios de Milei en silencio. Gobernadores, "provocación"

David Cameron, ministros de Exteriores británico, de visita en las Islas Malvinas (foto: ANSA)
David Cameron, ministros de Exteriores británico, de visita en las Islas Malvinas (foto: ANSA)

(ANSA) - BUENOS AIRES - El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Cameron, llegó a las Islas Malvinas un mes después de haberse reunido con el presidente Javier Milei en el Foro Económico de Davos y el gobierno federal de Argentina optó por el silencio, mientras que varios gobernadores reaccionaron con furia.
    En el marco de una gira por distintos países de Sudamérica, aprovechando su presencia mañana y pasado en la cumbre de cancilleres del G20 en Río de Janeiro, Cameron desembarcó en las islas del Atlántico Sur, que fueron motivo de una guerra en 1982 entre Argentina y Gran Bretaña.
    Allí planteó que "las Islas Malvinas son una parte valiosa de la familia británica". Y agregó: "Tenemos claro que, mientras quieran seguir siendo parte de la familia, el tema de la soberanía no será objeto de discusión".
    Varios gobernadores argentinos repudiaron tanto su presencia en los confines australes como sus dichos. El jefe de gobierno de Tierra del Fuego (extremo sur), Gustavo Melella, lo consideró una "provocación" y "una falta de respeto a los caídos" de la guerra.
    "La presencia de Cameron en nuestras Islas Malvinas configura una nueva provocación británica que busca menoscabar nuestros legítimos derechos soberanos sobre nuestros territorios y sostener el colonialismo en pleno Siglo XXI. No lo vamos a permitir", dijo Melella (FORJA, centroizquierda), desde su cuenta en X.
    Tras eso declaró "Persona Non Grata a Cameron en toda la extensión territorial de nuestra provincia".
    A ese repudio se sumó hoy el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof (peronismo), quien consideró la visita como "un acto de profunda provocación a la memoria de nuestros héroes que entregaron su vida".
    "Seguimos reclamando de manera pacífica nuestros legítimos derechos soberanos sobre el territorio de las Islas del Atlántico sur. Es una cuestión de soberanía pero también de identidad para nuestro pueblo. No hay ninguna duda desde el punto de vista del derecho y de la historia que las Malvinas son y serán siempre argentinas", posteó.
    Otros gobernadores se sumaron a las voces críticas: Gerardo Zamora (Santiago del Estero, UCR), Ricardo Quintela (La Rioja, peronismo), Alberto Weretilneck (Río Negro, partido provincial) y Sergio Ziliotto (La Pampa, peronismo).
    La Cancillería argentina, encabezada por la ministra de Relaciones Exteriores Diana Mondino, mantuvo un llamativo silencio, incluso ante una consulta de ANSA. Aunque, finalmente, la canciller optó por un mensaje irónico en su cuenta personal de X (ex Twitter).
    Analistas políticos esperaban una reacción de la vicepresidenta, Victoria Villarruel, hija de un veterano de la guerra de Malvinas, un territorio por el cual Argentina reclama su soberanía. Pero tampoco ellas se pronunció.
    Tibiamente, este martes el vocero presidencial, Manuel Adorni, afirmó que el viaje de Cameron a las islas Malvinas es "un tema de agenda" de ese funcionario y del Reino Unido, al tiempo que señaló que Gobierno de Milei reafirma los derechos de soberanía sobre el archipiélago.
    La visita de Cameron es la primera de un ministro del gabinete británico al archipiélago desde 2016. (ANSA).