Fútbol y TV, otra guerra en tiempos de Milei

En abril comienza juicio contra la proclama del Kirchnerismo

(ANSA) - BUENOS AIRES 19 FEB - El "Futbol para Todos" del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (CFK), avalado por Diego Maradona, irá a juicio a partir del 24 de abril próximo, cuando un Tribunal Oral Federal de Argentina comience a determinar si en ese programa se cometió delito con la inyección de fondos públicos para garantizar la transmisión por TV sin costo para los usuarios de los partidos de fútbol de primera división.
    Los jueces deberán establecer si fue una política de Estado o una herramienta para generar propaganda política, e incluso si hubo mala administración de fondos estatales.
    Los estrados se agitarán justo en tiempos del presidente ultraliberal Javier Milei, quien impulsa una cruzada anti-estado y acusa, sistemáticamente, a "la casta política" de corrupción.
    Así, no hay dudas que "Fútbol para Todos" será un nuevo estandarte de esa batalla en pocos meses.
    Pasaron 15 años desde que aquel 20 de agosto de 2009 la entonces presidenta de la nación, CFK (peronismo, centroizquierda), junto al fallecido Maradona y el titular de la AFA y entonces vicepresidente de la FIFA, el también muerto ya Julio Grondona, anunciaban la presentación del acuerdo.
    En el juicio, entre los muchos acusados estarán los ex jefes de gabinete Aníbal Fernández y Jorge Milton Capitanich. El primero por los delitos de administración fraudulenta y violación de deberes de funcionario público, y el segundo solo por el último delito, según detalles del portal IProfesional.
    En total, serán 16 los imputados en juicio, pues en la lista de acusados también están Gabriel Mariotto, ex coordinador del programa Fútbol para Todos, y Sergio Marchi, del gremio de los futbolistas. Hay 215 testigos que serán citados, lo que promete una ardua batalla judicial.
    La justificación del programa fue el fortalecimiento económico de los clubes argentinos que no estaban atravesando un buen momento financiero, con miles de pesos de deudas, pero se sospecha que se desviaron esos fondos públicos que en total entre 2009 y 2016 fueron 10 mil millones de pesos (unos 1.200 millones dólares al cambio de esa época).
    Un primer fallo había sobreseído a Aníbal Fernández y a Capitanich, pero el Tribunal Oral Federal rechazó sobreseerlos y siguen acusados de no haber controlado el destino de los fondos del programa.
    Desde 1991, la empresa Televisión Satelital Codificada (TSC) -integrada en partes iguales por el Grupo Clarín y Torneos y Competencias- era la titular de los derechos de transmisión televisiva de los torneos de Primera División de la AFA.
    La mayoría de los partidos eran transmitidos por la señal de cable TyC Sports y, los partidos más importantes, bajo el sistema de televisión codificada pay-per-view, a través de la señal TyC Max. Asimismo, las imágenes grabadas de los encuentros no podían ser retransmitidos por otras señales hasta la emisión del programa Fútbol de Primera los domingos a la noche.
    A fines del Torneo Clausura de 2009 (el último transmitido por TyC), varios clubes de Primera División enfrentaban una grave crisis económica que, incluso, ponía en riesgo el comienzo del siguiente campeonato. Por esta razón, la AFA le solicitó a TyC que adelantara un pago de 720 millones de pesos argentinos por los derechos de la temporada 2009-2010, para auxiliar a los clubes.
    No obstante, la empresa, que ya le había pagado 230 millones a la AFA, rechazó la solicitud de manera tajante. Eso dio lugar a la creación sorpresiva del programa "Fútbol para Todos", que aniquiló el "pague para ver", hasta que en la presidencia de Mauricio Macri (2015-2019, centroderecha) se restableció.
    Ese sistema de pago en transmisiones codificadas -como en casi todo el mundo- es el que está actualmente vigente nuevamente en Argentina. (ANSA).