Hezbolá rechaza el plan de alto el fuego en París

Nasrallah, pacto funcional a intereses de seguridad israelíes

(ANSA) - ROMA, 13 FEB - El grupo libanés Hezbolá, el aliado más poderoso de Hamás e Irán en Medio Oriente, rechazó hoy las propuestas occidentales de un alto el fuego entre el sur del Líbano y la Alta Galilea de Israel, al calificar el proyecto de acuerdo de "construido para servir a los intereses de seguridad israelíes".
    El líder del Partido de Dios, Hasan Nasrallah, también reiteró que la guerra del Líbano solo cesará cuando el Estado judío cese su ofensiva sobre Gaza tras un acuerdo con Hamás.
    En su sexto discurso televisado desde el estallido del conflicto, el pasado 8 de octubre, Nasrallah se dirigió principalmente a las fuerzas políticas libanesas más críticas con el movimiento armado chiita y a los que muchos en Beirut definen como una "guerra que mantiene al Líbano como rehén de los intereses iraníes".
    De hecho, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir Abdollahian, visitó la capital libanesa en los últimos días.
    Ahí mismo se reunió con el líder de la Yihad Islámica Palestina, Ziad Nakhale y con el propio Nasrallah.
    Desde Beirut, el líder de Hezbolá y el alto representante iraní acordaron no buscar una guerra abierta entre Líbano e Israel, sino mantener una alta presión militar, política y económica sobre el gobierno israelí.
    La administración de Israel, recordó Nasrallah, se ha visto obligada desde hace varios meses a gestionar el creciente descontento de más de 80.000 israelíes desplazados de los asentamientos de la Alta Galilea, cercanos a las bases militares israelíes atacadas diariamente por los cohetes de Hezbolá.
    Por eso Nasrallah definió hoy la última propuesta de acuerdo, redactada por Estados Unidos y entregada a Beirut por emisarios franceses, como un proyecto de acuerdo que sirve "solo a los intereses de seguridad israelíes".
    "Esas propuestas diplomáticas -afirmó el líder chiita- no tienen en cuenta las necesidades del Líbano y de Israel, y proponen un compromiso. Esas propuestas toman las necesidades de seguridad de Israel y las recomiendan al Líbano".
    Medios internacionales informaron sobre el plan presentado por París al gobierno libanés "para el fin de las hostilidades con Israel", que preveía la retirada de las milicias de Hezbolá a 10 kilómetros de la línea de demarcación entre los dos países.
    Hezbolá está equipado con un variado arsenal de cohetes y misiles que pueden superar un alcance de 250 kilómetros.
    En cualquier caso, el Partido de Dios excluye categóricamente cualquier retirada de la frontera con Israel.
    Al respecto, Nasrallah definió hoy la resistencia armada en el sur del Líbano como "una resistencia popular expresada no solo por Hezbolá y sus unidades militares, sino por todos los componentes sociales del sur del Líbano, incluidas las comunidades no chiítas y las fuerzas políticas y armadas que no son de Hezbolá".
    El líder chiita se mostró, por lo tanto, firme al reiterar que esta resistencia armada dejará de disparar contra las posiciones israelíes en la Alta Galilea cuando "Israel cese sus ataques contra la Franja de Gaza tras un acuerdo global con las fuerzas de la resistencia palestina".
    Por lo demás, dijo, "todas las opciones siguen sobre la mesa. No vamos a dar marcha atrás". (ANSA).