Biden, "en privado insulta a Netanyahu"

Incluso la UE y Londres elevan tono: "Ya basta, Israel detente"

(ANSA) - ROMA, 12 FEB - La paciencia de Joe Biden parece haber llegado a su límite. Israel está matando a demasiados civiles en Gaza, y tras calificar de "exagerada" la respuesta de Benjamin Netanyahu a la masacre de Hamás del 7 de octubre hace tan solo unos días, el presidente estadounidense parece ahora furioso con el propio primer ministro israelí, hasta el punto de referirse a él con epítetos poco halagadores, cuando no con insultos descarados.
    Más de cuatro meses después del inicio del conflicto, en Europa también está subiendo el tono hacia el Estado judío y su operación militar, empezando por Gran Bretaña y la UE, donde también crecen los interrogantes sobre el envío de armas al ejército que ahora también tiene en su punto de mira la última porción de la Franja que queda a los desplazados que huyen.
    Según filtraciones de NBC News, cuando Biden habla de Netanyahu con sus colaboradores se refiere a él como "ese tipo", si no directamente "un imbécil", como ha ocurrido en tres ocasiones recientes.
    El Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca negó las reconstrucciones de la cadena estadounidense, afirmando que, a pesar de algunos desacuerdos, los dos líderes mantienen "una relación de respeto desde hace décadas en público y en privado".
    Mientras que el Departamento de Estado reiteró que Estados Unidos no quiere un alto el fuego general en Gaza, sino que "ahora hace falta una tregua humanitaria".
    Incluso Londres empieza a ponerse nervioso con Israel: el ministro de Asuntos Exteriores, David Cameron, condenó las incursiones y la posible entrada de fuerzas terrestres en Rafah, en la frontera con Egipto, y afirmó estar "muy preocupado" por los civiles palestinos "que no tienen más a dónde ir".
    El ex primer ministro británico invitó a Israel a "detenerse y reflexionar muy seriamente antes de cualquier nueva acción militar: queremos una pausa inmediata en los combates que conduzca a una tregua sostenible sin reanudación de las hostilidades".
    Y al igual que Estados Unidos, el Reino Unido impuso sanciones a cuatro israelíes identificados como líderes de colonos "extremistas" en Cisjordania, acusados ;;de haber "amenazado y perpetrados actos de agresión y violencia contra civiles palestinos en los territorios ocupados".
    En Bruselas, sin embargo, el Alto Representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, presionó directamente a la administración estadounidense: "El presidente Biden dijo que las muertes de civiles en Gaza son demasiadas. Si son demasiadas, entonces tal vez sea necesario darle menos armas a Israel. Es bastante lógico", afirmó en una conferencia de prensa junto a Philippe Lazzarini, comisario de la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos,que Israel acusa de apoyar a Hamás.
    "Todo el mundo va a Tel Aviv y pide: 'Por favor, hay demasiadas víctimas, maten a menos civiles'. Pero Benjamín Netanyahu no escucha a nadie. Quizás sea hora de dejar de pedir por favor y hacer algo", añadió Borrell quien, con amargo sarcasmo, respondió también a las peticiones de evacuación de civiles de Rafah: "¿Y adónde deberían ir? ¿A la luna?".
    Si los llamamientos a la moderación y la protección de los civiles no son suficientes, las organizaciones de derechos humanos también piden que se deje de enviar armas a Israel como instrumento de presión. Un tribunal holandés falló a su favor al ordenar a los Países Bajos "cesar toda exportación y tránsito de piezas del F-35 a Israel en un plazo de 7 días".
    El gobierno de La Haya presentó su recurso, argumentando que "el suministro de componentes estadounidenses para los F-35 no es ilegal" y que, en cualquier caso, "corresponde al Estado definir su propia política exterior".
    "Israel necesita esos aviones para defenderse de las amenazas procedentes de la región, separada de Gaza", explicó el ministro de Comercio Exterior y Cooperación al Desarrollo, Geoffrey Van Leeuwen, al tiempo que pidió un alto el fuego "humanitario y temporal" y aplicar integralmente el derecho humanitario internacional. "Israel también debe cumplir esto".
    Incluso en Estados Unidos están empezando a alzarse voces en contra del envío de armas a Israel. Como la del senador independiente Bernie Sanders: "Nadie en el Congreso debería votar a favor de enviar 10 mil millones de dólares en ayuda militar a la máquina de guerra de Netanyahu, responsable de un desastre humanitario sin precedentes".
    Y, naturalmente, de la Autoridad Nacional Palestina que, a través del portavoz de Mahmud Abbas (Abu Mazen), invita a la administración Biden a "no permanecer rehén de las políticas israelíes" en la Franja y a no creer "en el engaño" de un plan de evacuación de Rafah: "en Gaza ya no hay un lugar seguro".
    (ANSA).