Meloni y el perdón por silencio de víctimas de Foibe

La premier en monumento de "Foiba di Basovizza" por el "Día del Recuerdo"

Meloni, conmovida, participa en el 'Día del Recuerdo'. (foto: ANSA)
Meloni, conmovida, participa en el 'Día del Recuerdo'. (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, llegó al monumento nacional de "Foiba di Basovizza", en el municipio de Trieste, para participar en la ceremonia solemne con motivo del "Día del Recuerdo".
    Se estima que aproximadamente 20.000 italianos fueron ejecutados o arrojados a estas profundas fosas naturales por orden del Mariscal Tito, líder de la ex Yugoslavia durante 40 años.
    En efecto, las dolinas o foibe son fallas geológicas carcásicas que generan grietas de más de doscientos metros de profundidad.
    La modalidad de eliminación y ejecución consistía en fusilar a algunos seleccionados y atar sus cadáveres a otras personas vivas, de tal manera que, con la inercia de los cuerpos, unos y otros caían en las fosas Meloni estuvo acompañada por el viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani.
    También estuvieron presentes, entre otros, el Ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano, el Ministro de Relaciones con el Parlamento, Luca Ciriani, y el Ministro de Deportes y Juventud, Andrea Abodi.
    Mediante la ley 92 del año 2004, el parlamento italiano aprobó por amplia mayoría la conmemoración el 10 de febrero de cada año del "Día del Recuerdo" en homenaje a las víctimas de las "Foibe" y los refugiados italianos de los ex territorios italianos de Venecia Julia, Istría y Dalmacia (ex Yugoslavia, actuales Croacia y Eslovenia).
    Su historia es poco conocida por distintas consideraciones de conveniencias políticas cuyos orígenes remontan a la Guerra Fría.
    El Día del Recuerdo fue instituido en 2004, por ley estatal, para "preservar y renovar la memoria de la tragedia de los italianos y de todas las víctimas de la foibe, del éxodo de los istrianos, fiumes y dálmatas de sus tierras después de la Segunda Guerra Mundial y de la historia más compleja de la frontera oriental".
    "Vine aquí muchas veces, de niña, cuando hacerlo significaba ser señalada, acusada, aislada. Y regresé adulta para conmemorar ese día del recuerdo que barrió de una vez por todas la conspiración de silencio que había envuelto la tragedia de las imperdonables décadas de la Foibe y el drama del éxodo hacia el olvido de la indiferencia", afirmó Meloni en el Monumento Nacional de Basovizza.
    "Estamos aquí para pedir perdón, una vez más, en nombre de las instituciones de esta República por el silencio culpable que durante décadas ha envuelto los acontecimientos de nuestra frontera oriental y para rendir homenaje a todos los istrianos, los julianos-dálmatas, para seguir italianos, decidieron dejarlo todo, casas, bienes, tierras para quedarse con lo único que los comunistas de Tito no pudieron quitarles, que es su identidad", agregó.
    El "Tren del Recuerdo" servirá "no para reabrir las heridas del pasado, no para volver a dividir sino para cerrar un círculo, para sanar esa vergüenza y reparar ese sentimiento de solidaridad sobre el que se fundamenta toda nación", explicó Meloni.
    Por su parte, el alcalde de Trieste, Roberto Dipiazza, manifestó que "negar estos hechos intentando borrar el recuerdo de un crimen es volver a cometerlo". (ANSA).