Netanyahu rechaza tregua Hamás, "avance sobre Rafah"

"La guerra terminará solo con su destrucción". Alarma en ONU

Weekly cabinet meeting at the prime minister's office in Jerusalem (foto: ANSA)
Weekly cabinet meeting at the prime minister's office in Jerusalem (foto: ANSA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - El premier israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó la tregua de Hamás y anunció que Israel seguirá la guerra en Gaza hasta la "destrucción total" de la facción islámica, con el ejército que ahora ordenó dirigirse hacia Rafah, en el sur de la Franja y fronteriza con Egipto, donde hay cientos de miles de desplazados.
    Un ataque a Rafah, advirtió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres", aumentaría exponencialmente aquello que es ya una pesadilla humanitaria, con consecuencias regionales incalculables".
    Y el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, también expresó serias preocupaciones en su encuentro cara a cara con Netanyahu.
    La posibilidad de un intercambio de rehenes y un alto el fuego en la Franja desapareció en cuanto Hamás dio a conocer en detalle sus exigencias, que Israel definió inmediatamente como "inaceptables".
    "Le dije a Blinken que Israel está a un paso de la victoria total", resaltó Netanyahu en una conferencia de prensa después de haberse reunido con el secretario de Estado que llegó a Jerusalén en su quinta visita diplomática a Medio Oriente.
    "Solo la victoria total garantizará la seguridad de Israel, El día después, será el día después de Hamás. Habrá una desmilitarización de la Franja y el control civil no se confiará ciertamente a quienes instigan", añadió el primer ministro, excluyendo así la posibilidad de que la Autoridad Nacional Palestina de Mahmud Abbas (Abu Mazen) gobierne Gaza.
    Netanyahu advirtió entonces que Israel, después de la guerra, se reservará el derecho de entrar en la Franja cuando las necesidades de seguridad lo requieran, como ocurre hoy en Cisjordania.
    A continuación reivindicó la eficacia de la acción militar del ejército, que en cuatro meses de guerra mató o hirió a cerca de "20.000 terroristas, es decir, la mitad de sus fuerzas".
    "Estados Unidos, en cambio -observó el primer ministro- tardó nueve meses en derrotar a 5.000 terroristas en Mosul, en una ciudad más pequeña que Gaza y sin infraestructura militar subterránea comparable a la de la Franja".
    "Las palabras de Netanyahu indican que su objetivo ahora es cometer un genocidio", tronó esta tarde Hamás acusando al jefe de gobierno israelí de querer "extender el conflicto en la región".
    Incluso Blinken admitió que las negociaciones mediadas por Estados Unidos, Qatar y Egipto en la capital francesa se encuentran ahora en un punto muerto.
    El enviado del president estadounidense, Joe Biden, que junto con Netanyahu planteó el tema del incremento de la ayuda humanitaria a Gaza y reiteró que Washington apoya la creación de un Estado palestino, dijo que todavía esperaba un acuerdo sobre los rehenes, pero admitió que "todavía hay mucho trabajo por hacer".
    Mientras, desde El Cairo llegaron noticias de que desde mañana jueves comenzará un nuevo ciclo de conversaciones sobre rehenes, nuevamente mediadas por Egipto y Qatar.
    Israel, según fuentes del Estado judío, pidió a los mediadores "que presionen a Hamás para que presente una nueva propuesta", dado que la entregada el martes por la facción islámica "contiene muchas cuestiones sobre las que no hay posibilidad" de acuerdo.
    El plan de Hamás para el acuerdo sobre los rehenes con Israel preveía un alto el fuego de 135 días que se desarrollaría en tres fases de 45 días cada una con un calendario para la liberación de las más de 140 personas secuestradas y la de los detenidos palestinos.
    Estos últimos serían -según señalan- unos 1.500 (de los cuales 500 condenados a cadena perpetua y entre estos personajes destacados), pero Hamás también pidió la liberación de "todos los prisioneros palestinos en Israel menores de 19 años o mayores de 50 años , así como de aquellos que están enfermos".
    Además, la facción palestina exige que se prohíba a los judíos subir a la Explanada de las Mesquitas en Jerusalén (el Monte del Templo para el judaísmo).
    En el día 124 de la guerra, Israel reforzó su control sobre el sur del enclave palestino, especialmente en Khan Yunis. Allí, el ejército anunció que había descubierto un túnel de un kilómetro de largo que servía a los dirigentes de Hamás, incluido el líder Yahya Sinwar, y en el que se encontraban retenidos al menos 12 rehenes israelíes.
    Durante la serie de ataques selectivos contra miembros de la facción islámica, el ejército atacó el coche de un jefe de policía de Hamás, Majdi Abdel-Al, en el distrito Shabura de Rafah, matándolo. Pero ahora todos los ojos están puestos en el posible ataque terrestre en Rafah. (ANSA).