Un acuerdo para elección directa del premier

Proyecto insignia del Gobierno, en el Parlamento

Avanza el proyecto de Gobierno de elección directa del premier (foto: ANSA)
Avanza el proyecto de Gobierno de elección directa del premier (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - La coalición de gobierno de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, llegó a un acuerdo para garantizar la aprobación en el Parlamento del proyecto de ley que establece elecciones directas para el primer ministro.
    El texto comenzó a discutirse en el Senado el pasado mes de noviembre, pero los partidos de la alianza de derecha (Hermanos de Italia, Liga y Fuerza Italia) no se pusieron de acuerdo sobre cuál sería el mejor sistema a adoptar en caso de caída del Gobierno.
    El acuerdo alcanzado este lunes determina que, si un Primer Ministro electo sufre una moción de censura en el Parlamento, el Presidente de la República deberá disolver el Legislativo y convocar elecciones anticipadas.
    En situaciones en las que el Primer Ministro dimita voluntariamente, podrá proponer la disolución del Parlamento al Jefe del Estado, quien tomará la decisión.
    Si el presidente decide mantener la legislatura actual, puede nombrar nuevamente al Primer Ministro dimisionario o nombrar a otro parlamentario elegido por la misma coalición, pero sólo una vez.
    Esta regla se aplicará también en caso de fallecimiento, impedimento permanente o impeachment del primer ministro.
    El objetivo de la "madre de todas las reformas", según Meloni, es garantizar la estabilidad al cargo de primer ministro, en un país que ha tenido 68 gobiernos diferentes en 75 años de historia republicana.
    Actualmente, el Primer Ministro es designado por la coalición que ostenta la mayoría en el Parlamento, con la aprobación del Presidente de la República. Sin embargo, es común que estas alianzas se rompan o cambien durante la legislatura, obligando a cambios en el mando del gobierno.
    Si se aprueba la reforma constitucional, el primer ministro será elegido directamente por el pueblo, pero aún no está claro cómo se adaptaría el sistema electoral a este nuevo modelo.
    La propuesta es un buque insignia de la administración Meloni, pero necesitará el apoyo de al menos dos tercios de los diputados y senadores para entrar en vigor sin necesidad de referéndum.
    El gobierno tiene una cómoda mayoría en la Legislatura, pero es insuficiente para garantizar un quórum de dos tercios y tendrá que buscar los votos de la oposición para evitar los riesgos de una consulta popular. (ANSA).