Críticas internas en la CNN por cobertura

Según The Guardian, muchos disconformes con línea pro-Israel.

(ANSA) - NUEVA YORK, 05 FEB - Tormenta en CNN: el personal de la cadena de noticias protesta por lo que considera una cobertura distorsionada y controlada desde lo alto del conflicto en Gaza.
    "Propaganda sionista" y "censura de la perspectiva palestina" serían algunas de las acusaciones formuladas por la redacción, que incluso habla de "mala praxis periodística" en la forma en que se presentó la guerra iniciada tras el ataque de Hamas el 7 de octubre contra Israel en las redacciones de CNN en el mundo.
    Según los periodistas, habría "dictados de la dirección" y un proceso de aprobación del material listo a ser emitido, lo que daría lugar a una cobertura "muy sesgada" de lo que sucede en Gaza, informa hoy el periódico británico Guardian en un informe de 16 páginas.
    "La mayoría de los informes desde el inicio de la guerra han estado contaminados por el partidismo institucional dentro de la red a favor de Israel, independientemente de cuán minucioso haya sido el trabajo de los periodistas sobre el terreno", reveló una fuente.
    The Guardian basa su reconstrucción en relatos de seis miembros del personal y una docena de memorandos y correos electrónicos internos que indican que las decisiones diarias sobre la cobertura se basan en directivas precisas de la alta dirección en la sede de Atlanta, que incluyen severas restricciones a cualquier mención de Hamás, mientras que las afirmaciones del gobierno israelí se tomarían al pie de la letra sin mayor verificación.
    Además de esto, según fuentes de The Guardian, cualquier historia sobre el conflicto debe recibir autorización de la sede de la cadena en Jerusalén antes de su publicación. Habría un "cisma" en el seno de la redacción que recordaría a algunos veteranos el que siguió a los atentados del 11 de septiembre de 2001, hasta el punto de que algunos periodistas buscarían trabajo fuera de la red.
    El tono de la cobertura, según las fuentes de The Guardian, estaría inspirado por el nuevo director general Mark Thompson, que asumió el cargo dos días después del ataque del 7 de octubre. Y hay quienes en CNN recuerdan las acusaciones formuladas contra el nuevo jefe de haber cedido en varias ocasiones a las presiones del gobierno israelí cuando estaba al frente de la BBC: entre los casos más sonados, la solicitud de traslado de Orla Guerin, uno de los corresponsales de la red más destacada desde su asignación en Jerusalén en 2015. (ANSA).