Negociaciones interminables sobre tregua, presión de EEUU

Israel anuncia: "Comenzó la inundación de túneles de Hamás"

Negociaciones interminables sobre tregua, presión de EEUU (foto: EPA)
Negociaciones interminables sobre tregua, presión de EEUU (foto: EPA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - La propuesta de los mediadores está sobre la mesa de las partes y continúa negociándose. Pero las prioridades de Hamás e Israel para concluir el acuerdo son actualmente opuestas. Por eso Estados Unidos está intensificando su presión, con el secretario de Estado, Antony Blinken, que el sábado llegará a Israel en su sexta visita desde el inicio de la guerra.
    Hamás anunció que recibió el proyecto de acuerdo y que una de sus delegaciones estará a partir de mañana en París para discutirlo. Pero su líder Ismail Haniyeh ha esbozado el marco dentro del cual se desarrollará la respuesta de la facción.
    "La prioridad -explicó- es detener la agresión en Gaza y la retirada completa de las fuerzas de ocupación de la Franja.
    Estamos abiertos a discutir cualquier iniciativa o idea seria y práctica", siempre que conduzca a un "cese completo" de la guerra. Un acuerdo, prosiguió Haniyeh, que garantiza el regreso a casa de las personas "obligadas a ser desplazadas por la ocupación, el levantamiento del asedio y la puesta en marcha de un proceso serio de intercambio de prisioneros".
    El jefe de la Yihad Islámica en Gaza, que mantiene rehenes israelíes, está en la misma onda. La organización, subrayó Ziad al-Nakhala, no negociará acuerdos sobre los secuestrados a menos que haya un "alto el fuego general y una retirada de las fuerzas israelíes de Gaza".
    Según algunos rumores filtrados por Hamás, el proyecto de acuerdo incluye tres fases con la liberación de rehenes y detenidos palestinos.
    En la primera fase, las mujeres, los niños y los ancianos israelíes serían liberados; en el segundo todos los soldados del Estado judío; en el tercero estaría la restitución de los cadáveres.
    Las partes pondrían fin a la guerra (Hamás dijo que está dispuesto a hacerlo "por etapas") en el transcurso de tres fases.
    La misma fuente explicó que aún no se decidió el número de prisioneros palestinos que Israel debería liberar.
    Fuentes árabes hablan del inicio del mes de Ramadán, el 11 de marzo, como posible fecha para el fin de los combates.
    "No retiraremos al ejército de Gaza y no liberaremos a miles de prisioneros palestinos, nada de esto sucederá", advirtió, sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, tras las advertencias de la derecha radical presente en su gobierno.
    Un acuerdo con Hamás sería "irresponsable", tronó el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, que amenazó con "la división del Gobierno".
    En el día 116 de la guerra, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) atacan cada vez más en Khan Yunis, en el sur de la Franja: en particular, fueron blanco las posiciones de Hamás, desde donde el lunes se disparó una andanada de cohetes hacia Tel Aviv.
    El ejército luego anunció que ya había comenzado la inundación sistemática de los túneles de Hamás.
    "Hemos alcanzado -explicó- la capacidad operativa que considerábamos necesaria. La canalización del agua ya se realiza en los lugares considerados adecuados".
    En Gaza, la Media Luna Roja de Khan Yunis informó que soldados israelíes "irrumpieron en el patio delantero del edificio de la organización y del hospital Al-Amal" en la ciudad.
    Las muertes en la Franja -según el Ministerio de Salud de Hamás, que no distingue entre civiles y milicianos- llegaron a 26.751, con 65.636 heridos. (ANSA).