Se hai scelto di non accettare i cookie di profilazione e tracciamento, puoi aderire all’abbonamento "Consentless" a un costo molto accessibile, oppure scegliere un altro abbonamento per accedere ad ANSA.it.

Ti invitiamo a leggere le Condizioni Generali di Servizio, la Cookie Policy e l'Informativa Privacy.

Puoi leggere tutti i titoli di ANSA.it
e 10 contenuti ogni 30 giorni
a €16,99/anno

  • Servizio equivalente a quello accessibile prestando il consenso ai cookie di profilazione pubblicitaria e tracciamento
  • Durata annuale (senza rinnovo automatico)
  • Un pop-up ti avvertirà che hai raggiunto i contenuti consentiti in 30 giorni (potrai continuare a vedere tutti i titoli del sito, ma per aprire altri contenuti dovrai attendere il successivo periodo di 30 giorni)
  • Pubblicità presente ma non profilata o gestibile mediante il pannello delle preferenze
  • Iscrizione alle Newsletter tematiche curate dalle redazioni ANSA.


Per accedere senza limiti a tutti i contenuti di ANSA.it

Scegli il piano di abbonamento più adatto alle tue esigenze.

Continente africano en manos de Rusia y China

Inversiones, militares y fake news, herramientas de penetración

ROMA, 29 enero 2024, 18:51

Redaccion ANSA

ANSACheck

Continente africano en manos de Rusia y China - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Por un lado, Rusia, con su creciente influencia a través de la interferencia política, la desinformación y la expansión militar en el vacío dejado por las antiguas potencias coloniales. Por el otro, China y su control de sectores clave de las economías locales, las inversiones en infraestructuras y el objetivo de obtener una ventaja energética sobre el bloque occidental, asegurando recursos clave para la transición ecológica.
    El partido africano de Italia (y de toda Europa) se juega contra Moscú y Pekín. Un partido difícil, ante la indiscutible ventaja estratégica de dos actores que desde hace décadas se extienden como la pólvora por todo el continente en el centro de las nuevas estrategias de Roma y Bruselas para controlar los flujos migratorios y asegurar los recursos energéticos.
    Los esfuerzos del zar Vladimir Putin por desarrollar un orden mundial -un concepto también querido por Pekín- con noticias falsas y mercenarios han socavado la estabilidad democrática en el continente africano y, en particular, en el Sahel, una de las regiones más inestables del planeta. Hace unos días llegó la noticia de que Moscú envió a Burkina Faso los primeros soldados del Afrikansky Korpus, una nueva compañía tras la marcha de los Wagner.
    Desde el pasado otoño boreal, el viceministro de Defensa ruso, Yunus-Bek Yevkurov, ha visitado Mali, Níger y Burkina Faso, territorios abandonados por las fuerzas francesas tras los golpes de estado que acercaron al poder a los gobiernos de Moscú en los últimos dos años, generando mayor inestabilidad en una zona que es una encrucijada de flujos migratorios hacia Europa.
    La influencia rusa se expande luego más allá del Sahel: en verano comenzaron las negociaciones para la posible concesión a Moscú de un puerto en Benghazi o Tobruk, Libia, que daría a Putin la segunda base naval en el Mediterráneo. En la República Centroafricana, los rusos tienen casi 1.900 instructores militares y Bangui dijo estar interesada en aumentar su presencia.
    Y además de los soldados, Rusia también juega sus cartas en el delicado expediente de los cereales: con la guerra en Ucrania, que ha recortado drásticamente las exportaciones de Kiev, Moscú ha prometido - y envía - cientos de toneladas de cereales a los países africanos, donde aún quedan suministros esenciales para evitar la crisis alimentaria.
    La estrategia de Pekín es diferente, pero no menos arraigada: no es casualidad que desde hace 34 años el primer viaje internacional del año lleve siempre a su Ministro de Asuntos Exteriores a Africa. Durante décadas, China ha inundado el continente con inversiones, financiando la construcción de infraestructura que incluye los trenes de Kenia, el aeropuerto de Juba y el parlamento de Zimbawe.
    Pero con la economía de China tambaleándose, el Dragón ha reemplazado los préstamos baratos con inversiones en energía para asegurar el suministro de petróleo y gas, según datos de S&P Global Commodity Insights, incluso cuando los tres principales actores de China - CNPC, CNOOC y Sinopec - siguen detrás de BP, Shell y la italiana Eni. China, por otro lado, monopoliza el juego clave de los minerales críticos esenciales para las energías renovables, con alrededor de 4 mil millones de dólares en inversiones y más de 5,152 proyectos en todo el continente, revelan cifras del China Global Investment Tracker.
    Y según un informe de Goldman Sachs, Beijing controla ahora el 90% del procesamiento de elementos de tierras raras.
    La Nueva Ruta de la Seda es sin duda la operación económica que condujo a este monopolio. Italia se retiró del acuerdo a finales de año, y para África hoy se centra en el Plan Mattei que "encaja bien", en palabras de Bruselas, con el Global Gateway, el maxiplan de la UE de 300 mil millones de euros para su lanzamiento. la contraofensiva a la Franja y la Ruta.
    La visión es clara, pero el rezago con respecto a los competidores asiáticos es innegable, según los expertos. Y con los datos en la mano, el desafío africano de Occidente sigue siendo cuesta arriba.
   

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © Copyright ANSA

Imperdibles

Compartir

O utilizza

Ùltimo momento

404 Not Found

404 Not Found


nginx