En Siria, "turismo de raíces" con expatriados latinoamericanos

Anuncios del viceministro sirio de turismo en FITUR

A pesar de su contexto, Siria cuenta con atractivos (foto: ANSA)
A pesar de su contexto, Siria cuenta con atractivos (foto: ANSA)

(ANSA) - MADRID, por Mónica Uriel - Siria fomentará el "turismo de raíces" de sus expatriados en América Latina, unos 10 millones de personas, como un "acto social para recuperar la conexión de los descendientes", dijo en entrevista a ANSA el viceministro sirio de turismo, Nedal Machfej.
    El ministro participa estos días en la Feria internacional de turismo de Madrid (FITUR), donde busca recuperar el turismo a su país después de la guerra, la pandemia y el terremoto.
    En 2019 arrancaron planes de tres, cinco y diez años para "poner al día las infraestructuras del país, y para actualizar el personal para hacer más fácil la llegada de turistas a Siria", comenta.
    "Queremos recuperar la llegada de turistas de la Unión Europea y abrir mercados nuevos como Rusia, China y el Golfo Pérsico. Y también uno de los mercados que se está abriendo y fomentando es el de los expatriados en América Latina", apuntó.
    Allí hay alrededor de 10 millones de personas de origen sirio, con Brasil a la cabeza (5 millones) seguido de Argentina (2 millones), Venezuela (700.000), Chile (150.000) y Colombia (100.000).
    La primera emigración siria se sitúa en el último tercio del siglo XIX, cuando se produjo una crisis económica, política y social en una región sometida a un Imperio Turco Otomano en decadencia y acosado por potencias europeas, explica el profesor de la Universidad Complutense Pablo Sapag en un artículo sobre la diáspora siria en la revista Hesperia Culturas del Mediterráneo.
    De momento, la línea Caracas-Damasco, de la compañía venezolana Conviasa, que vuela cada 15 días, pasará a ser semanal y "se trabaja para poner vuelos directos con otras capitales latinoamericanas", apunta el viceministro.
    La compañía privada siria Cham Wings Airlines, que nació en 2007 para dar servicio a los emigrantes iraquíes, lleva tiempo con la idea de crear un hub en América Latina para facilitar la llegada de expatriados pero "nos encontramos con muchas dificultades", cuenta a ANSA su director de desarrollo comercial, Osama Satea.
    Ahora "el objetivo es adquirir un avión grande que nos permita hacer esa ruta pero por ahora nuestra flota es de corto y medio radio", explica.
    Para este año, dice Machfej, está previsto un encuentro con agencias de viajes de Siria interesadas en trabajar en esta colectividad de expatriados y ponerlas en contacto.
    "Más que un negocio lo vemos como un acto social importante porque lo que queremos es recuperar la conexión de los descendientes", afirma.
    Siria, apunta el viceministro, "es un país seguro, apto para ser visitado, ofrece patrimonio religioso, cultural y vuelve a recuperar su lugar en el panorama turístico internacional".
    En Siria, subraya, "se ve la historia, se palpa. No es un museo cerrado, es un museo al aire libre" y además cuanta con "un clima agradable, una buena gastronomía y un pueblo abierto y de gran corazón". (ANSA).