Netanyahu, acusación escandalosa, seguimos adelante

"La Haya no nos priva del derecho a la legítima defensa", dijo

Benjamin Netanyahu, premier de Israel (foto: ANSA)
Benjamin Netanyahu, premier de Israel (foto: ANSA)

(ANSA) - TEL AVIV, por Massimo Lomonaco - Desprecio por las acusaciones de genocidio, satisfacción por la falta de petición de detener la ofensiva contra Hamás que, aseguró el primer ministro Benjamín Netanyahu en vísperas del Día del Recuerdo, continuará "para evitar una nueva Shoah".
    La reacción de claroscuro de Israel ante el fallo de los jueces de La Haya se puede fotografiar así, mientras que en el frente diplomático parece que algo se mueve. El jefe de la CIA, William Burns, según dijeron fuentes a France Presse, se reunirá con altos funcionarios egipcios, israelíes y qataríes "en los próximos días en París" para intentar concluir un acuerdo sobre Gaza. Aunque la Casa Blanca ha precisado que "no hay ningún anuncio inminente sobre la situación de los rehenes" retenidos en la Franja, cuya liberación "incondicional" ha sido solicitada enérgicamente por la Corte Internacional de Justicia.
    Que la sentencia represente una victoria o una derrota, subrayaron los medios israelíes, depende en gran medida de las interpretaciones, pero sobre todo de las consecuencias que tendrá sobre el conflicto. Para algunos, la falta de una "orden" de alto el fuego demuestra que la Corte aún no está del todo convencida de la acusación de genocidio. Mientras que, para el periódico liberal Haaretz, la imposición por parte del tribunal de la ONU de "acciones preventivas" para evitar que las acciones militares israelíes desemboquen en genocidio representa "una fuerte advertencia" al Estado judío.
    Netanyahu sostuvo que "la afirmación de que Israel está cometiendo genocidio contra el pueblo palestino no solo es falsa, sino también escandalosa". "La voluntad de la Corte de considerarla es una marca de vergUenza que no será borrada durante generaciones", disparo. Pero, subrayó el Primer Ministro, mientras Hamás y la ANP de Abu Mazen cantaban victoria, "el Tribunal rechazó con razón la petición de privarnos del derecho a la autodefensa", dado que "Israel está librando una guerra justa contra los monstruos de Hamás y voluntad detrás de ti".
    Netanyahu se hizo eco del ministro de Defensa, Yoav Gallant, quien dirige la guerra sobre el terreno y cuyas declaraciones sobre el conflicto fueron puestas en juego por la Corte para sus decisiones. "El Estado de Israel no necesita lecciones morales para distinguir entre terroristas y población civil en Gaza", advirtió, y acotó que quienes "buscan justicia" no la encontrarán en La Haya sino "en los túneles de Hamás en Gaza, donde hay 136 rehenes".
    La derecha radical ha ido aún más lejos y ha entrado en una confrontación frontal con el tribunal de la ONU. El Ministro de Seguridad Nacional y líder de Poder Judío, Itamar Ben Gvir, calificó el tribunal de La Haya de "antisemita", denunciando que "no busca justicia sino solo la persecución del pueblo judío".
    No es casualidad que el juez Aharon Barak, distinguido jurista, ex presidente del Tribunal Supremo, enemigo acérrimo de la reforma judicial de Netanyahu, llamado a formar parte del panel de jueces de La Haya, haya sido insultado y atacado por los mismos círculos.
    La acusación es que compartió las críticas del Tribunal a Israel sobre la ayuda humanitaria y sobre la incitación de algunos políticos israelíes contra los palestinos. A pesar de haber dejado constancia de su negación de las principales acusaciones, incluida la de genocidio, es un superviviente del Holocausto. (ANSA).