Desbaratan un fraude fiscal por dos mil millones de euros

Utilizaban 140 empresas fantasmas.

Más de cien agentes participaron en la maxioperación.  (foto: ANSA)
Más de cien agentes participaron en la maxioperación. (foto: ANSA)

(ANSA) ANCONA - La policía financiera italiana desbarató un gigantesco fraude fiscal de casi 2 mil millones de euros, que utilizaba 140 empresas fantasma.
    Se trata de la operación denominada "Fast & Clean", coordinada por la Fiscalía de Ancona, en la que se secuestraron bienes por un valor de 350 millones de euros.
    Los agentes realizaron decenas de registros en las provincias de Milán, Varese, Brescia, Monza, Padua y Ragusa, contra 85 personas investigadas por fraude fiscal, tras el hallazgo de facturas falsas por 1.700 millones de euros, con las que miles de empresas no pagaron impuestos y transfirieron su dinero al extranjero.
    La actividad de investigación, que desembocó en las primeras incautaciones y registros en abril de 2023, se inspiró en una inspección fiscal y contra el blanqueo de capitales realizada contra un empresario contratista chino en el distrito industrial textil de Corinaldo, en Senigallia, en Ancona.
    Una investigación denominada "Fast & Clean" por la rapidez con la que se concretaban las operaciones ilícitas, que garantizaban el "lavado" del dinero mediante la simulación de operaciones comerciales que nunca ocurrieron.
    Los métodos adoptados, según los investigadores, garantizaban la disponibilidad inmediata de los beneficios del fraude fiscal a los empresarios italianos y chinos implicados.
    El mecanismo ilícito se encuadraría en el llamado "banco clandestino", el sistema bancario oculto al servicio de la economía ilegal que, gracias a una estructura organizada y compleja, es capaz de transferir y blanquear miles de millones y utilizar cantidades de efectivo imposibles de rastrear, para restituir.
    a la empresa destinataria de las facturas falsas parte de las cantidades bonificados por esta. Las empresas fantasma estaban ubicadas en su mayoría en Lombardía: existían solo en el papel y no tenían personal ni sede, con domicilios en lugares inverosímiles o inexistentes. En dos años (2022 y 2023), esas empresas habrían emitido facturas falsas por 1.700 millones de euros.
    En aplicación de las disposiciones del juez de instrucción de Ancona, se realizó un embargo preventivo de 350 millones de euros en cuentas bancarias, vehículos valiosos, efectivo, bienes y unidades inmobiliarias.
    Se ejecutaron 34 decretos de incautación preventiva de emergencia emitidos por la Fiscalía de Ancona contra otras tantas empresas responsables de la evasión por un importe de al menos 22 millones de euros en IVA.
    Alrededor de 100 agentes intervinieron en las 30 búsquedas realizadas: se analizaron y bloquearon operaciones de 1.569 cuentas bancarias y 140 empresas fueron sometidas a embargo preventivo, para impedir la continuación de su actividad, y se prohibió toda actividad dentro del sistema bancario italiano.
    Los financieros descubrieron la presencia de centros de procesamiento de datos que permitieron a numerosos empresarios italianos y chinos evadir impuestos, blanquear el dinero transfiriéndolo al extranjero y obtener inmediata y secretamente la devolución de los beneficios empresariales ilícitos.
    La empresa de fachada emitía la factura falsa e indicaba al destinatario los datos de la cuenta corriente italiana a la que debía realizarse la transferencia bancaria para el pago. Una vez recibido el crédito, el director de la compañía fantasma hacía una transferencia al exterior del mismo importe a una cuenta corriente de un banco chino -directamente o mediante triangulación sobre cuentas corrientes situadas en otros países de la UE- justificando la operación como pago de la contraprestación del producto.
    En realidad, las operaciones de importación nunca se llevaban a cabo. Gran parte del importe transferido por el usuario de la factura falsa y transferido a China era devuelto al empresario en efectivo entregado por mensajeros. (ANSA).