Trump y Haley, duelo decisivo en New Hampshire

Nikki: "En EEUU no hay coronaciones".

(ANSA) - MANCHESTER, 22 GEN - Última parada en New Hampshire.
    Tras la aplastante victoria de Donald Trump en los caucus de Iowa y la retirada de todos los demás candidatos del Grand Old Party, las primeras consultas tradicionales para la nominación republicana también podrían ser decisivas.
    La última rival que queda para competir por el puesto del magnate, Nikki Haley, lo sabe y en las últimas horas antes de la votación se juega todas sus cartas con una apretada agenda de citas electorales en el "Estado de Granito".
    Los sondeos siguen inclinándose a favor del expresidente que, en las últimas horas, incluso aumentó su ventaja sobre su adversaria.
    Según una encuesta del Washington Post y la Universidad de Monmouth realizada antes de la jubilación de Ron DeSantis, Trump tiene el 52% entre los votantes potenciales, frente al 34% de la exgobernadora.
    Además, el 62% de los partidarios del gobernador de Florida en New Hampshire señalaron al magnate como su segunda opción, mientras que solo el 30% prefirió a Haley como alternativa.
    "Necesitamos una líder de nueva generación", atacó la ex embajadora de la ONU en un mitin en Franklyn, acompañada de una de sus hijas con su marido, y de su "mayor admirador", el gobernador del estado, Chris Sununu, quien invitó a los habitantes de New Hampshire a "elegir el futuro" y a votar en masa por ella.
    "No se lamenten del resultado después, ahora tienen el poder de decidir", declaró el republicano, recordando que en el Estado, en las elecciones presidenciales de 2020, Trump fue derrotado por Joe Biden.
    La campaña de Haley es consciente de que la victoria del magnate es prácticamente un hecho, está por ver cuáles serán los márgenes.
    El objetivo más realista es un "resultado sólido" con la esperanza de que la ex gobernadora pueda obtener buenos resultados en las próximas primarias y el expresidente no gane de forma aplastante como en Iowa.
    En ese caso, la retirada de Haley de la carrera sería casi inevitable.
    "Trump creó una deuda de 3.000 millones de dólares, quiero que Estados Unidos vuelva a ser un país del que podamos estar orgullosos", declaró la candidata, asegurando que entre sus prioridades se encuentran la política fiscal, la seguridad nacional y la inmigración, los temas más importantes en este momento entre el electorado de New Hampshire y quizás entre aquellos capaces de atraer a su lado a los numerosos independientes, el 40% del electorado, todavía indecisos sobre su elección. "Hasta ahora solo votó un estado. Mitad de los votos fueron a Trump, y mitad no. No somos un país de coronaciones. Los votantes merecen opinar sobre si continúan por el camino de Trump y Biden, o si toman un nuevo camino conservador", dijo, dirigiéndose a un segmento tan grande de votantes aquí en New Hampshire.
    Haley también atacó a Joe Biden y a su vicepresidenta: "Cada voto para él es un voto para ella y lo último que queremos es a Kamala Harris en la Casa Blanca".
    Trump, por su parte, sigue presionando a su ex embajadora ante la ONU, afirmando que Estados Unidos necesita "un hombre fuerte" y se enfrenta a sus ex adversarios Vivek Ramaswamy, el senador Tim Scott y el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burnum, poniéndolos a su lado en los mítines.
    Sin embargo, sobre su éxito casi obvio en New Hampshire, una vez más se ciernen las nubes de sus problemas legales. Mientras que desde las 11 a las 19 horas (de 16 a 24 GMT) los habitantes del "Estado de Granito" acudirán a las urnas para elegir al candidato, el expresidente estará en una sala de Manhattan para declarar en el proceso por difamación iniciado por la escritora Jean Carroll, pospuesta hasta el martes después de que un miembro del jurado tuvo que abandonar el tribunal por sospecha de Covid. La defensa de Trump pidió posponer el testimonio al día siguiente de las primarias, pero el juez aún no tomó una decisión.
    Sin embargo, el riesgo de un contagio de Covid también se cierne sobre la continuación del juicio, lo que podría favorecer al magnate: el tribunal está a la espera del resultado de la prueba del jurado y de los demás miembros.
    Mientras tanto, el expresidente no escatimó ofensas e insultos a su acusadora en la red social Truth, reiterando que "no la conozco" y que "no es su tipo". (ANSA).