Netanyahu congela a Biden, miles contra premier

Raid israelí en Damasco, mueren 5 pasdaran. Irán: "Venganza"

(ANSA) - TEL AVIV, 20 GEN - El premier israelí, Benjamin Netanyahu, volvió a congelar al presidente estadounidense, Joe Biden, al abrir un nuevo enfrentamiento con Estados Unidos por la guerra en Gaza.
    De hecho, el mandatario estadounidense había definido como "no imposible" la creación de un Estado palestino con Netanyahu en el gobierno después de la conversación telefónica del viernes -la primera después de 27 días de tenso silencio entre ambos-, pero el primer ministro israelí, evidentemente irritado por las indiscreciones filtradas, respondió que nunca podría haber soberanía palestina de la ANP de Mahmud Abbas (Abu Mazen) en la Franja, porque chocaría con las necesidades de seguridad del Estado judío.
    "Israel -aclaró la oficina de Netanyahu- debe mantener el control total de la seguridad de la Franja para garantizar que Gaza ya no represente una amenaza, y esto está en conflicto con la demanda de soberanía palestina".
    Mientras una incursión atribuida a Israel mató a cinco pasdaran iraníes en Damasco -entre ellos el jefe de inteligencia de la Guardia Revolucionaria en Siria y su adjunto-, Netanyahu afirmó que su posición es "consecuente" desde hace años y también lo reiteró en la rueda de prensa celebrada el día antes de la conversación con Biden.
    Sin embargo, el primer ministro parece cada vez más aislado en la escena internacional y más allá.
    Las protestas contra su gobierno también se están extendiendo por el país.
    Esta noche miles de personas marcharon en Tel Aviv exigiendo la disolución de la Knesset (Parlamento) y la dimisión de Netanyahu.
    El viernes por la tarde tuvo lugar una manifestación similar en Cesarea, cerca de la casa del primer ministro, con las familias de los rehenes presentando las mismas exigencias. Y la agitación en el Likud no hace más que aumentar.
    En el plano internacional, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó de "inaceptable el rechazo de la solución de dos Estados y la negación del derecho a un Estado al pueblo palestino". "Esto -señaló el jefe de la ONU- prolongaría indefinidamente el conflicto, que se ha convertido en una grave amenaza para la paz y la seguridad mundiales, exacerbaría la polarización y alentaría a los extremistas en todas partes".
    El mismo tono fue expresado por el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, quien incluso fue más allá al acusar al gobierno de Netanyahu de haber "financiado a Hamás en un intento de debilitar a la Autoridad Palestina".
    Volviendo a Estados Unidos, la decepción con el gobierno de derecha israelí, no solo en la Casa Blanca, es evidente: 60 diputados demócratas pidieron al secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, que restablezca las relaciones con el gobierno de Jerusalén, sordos a cualquier petición de la administración estadounidense.
    "Netanyahu -señaló Thomas Friedman, uno de los principales analistas del New York Times- se vuelve contra Joe Biden, que este año parece que se presentará dos veces: una en Estados Unidos contra Donald Trump y otra en Israel contra Netanyahu".
    Hamás también atacó las palabras del mandatario estadounidense y la solución de dos Estados, coincidiendo en esto con Netanyahu, aunque por razones diametralmente opuestas: "Vender la ilusión de que Biden intenta hablar sobre el Estado palestino no engaña a nuestro pueblo - advirtió el representante de la facción islámica Hamás Izzat al-Richiq-. Biden es un socio pleno en la guerra de genocidio y nuestro pueblo no espera nada bueno de él", Por lo tanto, Hamás explotó la cuestión de los rehenes, que está dividiendo al Estado judío.
    "Al final -alardeó Musa Abu Marzuk, miembro del buró político de la facción- Israel se verá obligado a llegar a un acuerdo, porque en más de 100 días de guerra no logró recuperar a ningún prisionero por la fuerza. Así que tampoco lo hará traerlos de vuelta mediante un acuerdo con el movimiento o les devolverá cadáveres".
    Sin embargo, en el día 106 de la guerra, Israel continuó atacando la Franja, donde destruyó material preparado para unos 800 cohetes. Mientras Teherán prometió venganza por el ataque a Damasco: "La República Islámica no dejará sin respuesta los crímenes del régimen sionista", advirtió el presidente iraní, Ebrahim Raisi. (ANSA).