Trump arrasa en Iowa, elogios de Matteo Salvini

De Santis llegó segundo.

El expresidente venció con amplitud. (foto: ANSA)
El expresidente venció con amplitud. (foto: ANSA)

(ANSA) WASHINGTON - Donald Trump gana la primera etapa de las primarias republicanas en Iowa por abrumadora mayoría, en menos de media hora después de la apertura de las asambleas electorales, con poco más del 50% de los votos y una brecha récord de alrededor de 30 puntos, más del doble del récord de Bob Dole en 1988.
    El magnate se abrió paso en todas los grupos sociales, empezando por los evangélicos, con la única debilidad en las zonas suburbanas.
    Un resultado sorprendente si se considera que en 2016 quedó segundo aquí y desde entonces ha sembrado el caos, ha sido acusado dos veces y está a la espera de cuatro juicios, incluidas dos por intentar subvertir el resultado de las elecciones.
    Durante la noche hubo un largo enfrentamiento entre sus principales rivales por el segundo lugar, ganado por Ron DeSantis a Nikky Haley, contrariamente a las predicciones, pero por muy poca diferencia, lo que deja abierta la carrera sobre quién de los dos podrá ser alternativa al magnate.
    La próxima etapa será el 23 de enero en la más liberal New Hampshire, donde la exembajadora de la ONU está mejor posicionada. Se retira en cambio el empresario tecnológico de origen indio Vivek Ramaswamy (cuarto con un 7,7%) que dio su respaldo a Trump.
    "Me siento honrado y fortalecido por esta victoria", dijo en su primer comentario el magnate. Comenzó en un tono conciliador con la esperanza de unir al país en manera bipartidista, felicitaciones a DeSantis-Haley y elogios a su familia, incluida su suegra recientemente fallecida.
    Pero inmediatamente empezaron los ataques a Joe Biden, "el peor presidente de la historia de Estados Unidos" y el director de sus juicios ("una interferencia electoral"). Y la ominosa promesa de "sellar la frontera con México contra la invasión de criminales y terroristas", implementando "un sistema de deportaciones que no se ha visto en este país desde Eisenhower".
    Biden reconoció que, después de Iowa, Trump "es el favorito para la nominación republicana" y su campaña advirtió que si gana habrá "ataques cobardes, mentiras interminables y gastos masivo".
    Las principales cadenas americanas sólo tardaron media hora en proyectar al magnate como el ganador de una las asambleas electorales más frías de historia, entre calles nevadas y temperaturas incluso por debajo de los 30 grados.
    Una medida cuestionada por la campaña de DeSantis como "escandalosa injerencia electoral" porque es capaz de influir en los miles de personas que aún no habían votado. "Nos dieron por perdidos, pero estamos avanzando", afirmó el gobernador de Florida tras obtener el segundo lugar. Haley felicitó a Trump, pero advirtió: "Si él es el candidato, Joe Biden puede ganar de nuevo".
    El triunfo, sin embargo, consolida el papel indiscutible de Trump como líder, después de que pudo movilizar su espalda base y recuperar el partido convirtiendo todos los cargos en su contra en una "caza de brujas", una "persecución judicial" orquestada por el "usurpador" Joe Biden.
    El magnate recoge la mitad de los 40 delegados en juego, apenas el 2% del total, pero se va con el pie derecho y refuerza también su control sobre partido en el Congreso, donde ya cuenta con la mayoría.
    "Es una victoria decisiva e histórica y debería unir al partido republicano para poder alcanzar la victoria definitiva en noviembre", comentó el presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson.
    Desde Italia, el vicepremier y líder de la Liga, Matteo Salvini hizo llegar sus "felicitaciones al verdadero Donald Trump por la aplastante victoria en los caucus de Iowa".
    Hoy todos los candidatos vuelan a New Hampshire: Trump pasará primero por juzgado de Manhattan, donde le espera una audiencia en la demanda por difamación de la escritora Jean Carroll, a la que acusó de inventar una agresión sexual. (ANSA).