Las historias de 3 raptados, Itay, Yossi y Noa

La joven de 26 años, aun símbolo de la tragedia de los rehenes

(ANSA) - TEL AVIV, 15 GEN - Noa, Itay y Yossi. Tres historias y tres destinos que se cruzaron: los tres secuestrados el 7 de octubre, los tres aparecieron en aquellas dramáticas imágenes de Hamás que el domingo los inmortalizaron vivos, dejando aún un rayo de esperanza. Esperanza que hoy se apagó con un nuevo vídeo que muestra a los dos muertos y a la propia Noa, obligada a contar la historia de su final.
    Noa una vez más símbolo de la tragedia. Su grito "no me mates" había congelado al mundo en aquellas imágenes que la retrataban en una moto, con el pelo largo y negro, arrebatada a la fuerza por milicianos de la rave de Reemi.
    Tiene solo 26 años, es estudiante de segundo año chino-israelí en la Universidad Ben Gurion y su secuestro conmovió al mundo también por las lágrimas de su padre, que supo por ese video en la motocicleta que su hija había sido llevada a Gaza.
    Arrancada de los brazos de su novio, quien también fue hecho prisionero en esa tarde de sábado de fiesta y música.
    Una historia como la de Itay Svirski, de 38 años, que vivía en Tel Aviv, pero nació y creció en Beeri. Era soltero, pero era conocido como "tío" por la dulzura con la que se dirigía no solo a sus sobrinos, sino a todos los hijos de sus amigos.
    Regresó a su kibutz a principios de octubre para celebrar Sucot con su madre Orit y su padre Rafi, ambos asesinados por Hamás. Ese sábado, durante el ataque, los padres se habían refugiado en la habitación secreta de la casa familiar, escondidos bajo unas mantas, pero fueron encontrados y asesinados a tiros junto con sus perros, tres golden retriever.
    Inicialmente, Itay fue reportado como desaparecido, pero un par de días después, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) notificaron a su familia del secuestro.
    También Yossi Sharabi, de 53 años, era de Beeri y fue secuestrado en su casa, junto con su hermano Eli, de 51. Fueron vistos por última vez siendo llevados por Hamás y cargados en una camioneta, junto con Ofir Engel, el joven de 18 años de Jerusalén que era novio de Yuval, una de las hijas de Yossi (posteriormente liberada el 29 de noviembre por Hamás).
    Mientras Eli perdió a su esposa y a sus hijas, asesinadas por los milicianos, la familia de Yossi logró escapar y su esposa Nira, en estos larguísimos 100 días, hizo varios llamamientos para la liberación de su marido.
    Siempre vistiendo una remera con una foto de Yossi y su cuñado: "La vida se detuvo a mitad de camino, no sé cuándo volverán, solo espero que lo hagan", dijo con la mirada baja.
    Pero su esperanza se apagó en aquellas imágenes del vídeo difundidas por Hamás. (ANSA).