Femicida admite crimen, llora en interrogatorio

Filippo Turetta confesó haber matado a Giulia Cecchettin.

Filippo y Giulia, asesino y víctima de un caso que conmueve a toda Italia.  (foto: ANSA)
Filippo y Giulia, asesino y víctima de un caso que conmueve a toda Italia. (foto: ANSA)

(ANSA) VERONA - El estudiante italiano Filippo Turetta, detenido por ser el principal sospechoso del asesinato de su exnovia Giulia Cecchettin el 11 de noviembre, lloró ayer durante su interrogatorio y confirmó las declaraciones que hizo a la policía alemana en las que admitió haber matado a la joven.
    El interrogatorio, que duró unos 30 minutos, fue llevado a cabo por un juez de instrucción en la prisión de Montorio, en Verona, donde el joven se encuentra detenido desde el sábado, tras ser extraditado desde Alemania.
    Turetta se acogió a su derecho a no responder a las preguntas, pero, según su abogado Givanni Caruso, confirmó la confesión que hizo a la policía alemana sobre el asesinato de Cecchettin, con una declaración espontánea en la que admitió haber cometido el crimen.
    Al ser capturado por la policía alemana cerca de Leipzig, el 19 de noviembre, tras permanecer prófugo más de una semana, Turetta confesó a los agentes que lo detuvieron en una autopista que había matado a su novia y que no había tenido el valor de suicidarse después.
    Esa confesión no es válida para la justicia italiana pero ahora, con las declaraciones "confirmatorias", en palabras del abogado del joven, admitió el asesinato ante la juez de Venecia Benedetta Vitolo.
    El estudiante de ingeniería biomédica en la Universidad de Padua está bajo protección las 24 horas del día por su propia seguridad y de momento no tendrá contacto con presos sospechosos o acusados de otro tipo de delitos.
    Se dice que el joven está "tranquilo" y ha pedido libros y una reunión con sus padres después del interrogatorio. Seguirá siendo sometido a evaluaciones psicológicas y psiquiátricas.
    Turetta está siendo investigado actualmente por secuestro y homicidio voluntario agravado, pero podría cambiar a premeditación tras los resultados de la autopsia del 1 de diciembre y el examen del coche utilizado por el sospechoso en el secuestro y femicidio que admitió.
    El caso conmocionó a Italia, en parte por la edad de la víctima y por la brutalidad del asesinato.
    Cecchettin y Turetta fueron compañeros en un curso de ingeniería biomédica en la Universidad de Padua y mantuvieron una relación sentimental a la que la joven puso fin. Sin embargo, ambos siguieron siendo amigos e incluso estudiaron juntos, a pesar de los repetidos ataques de celos de él.
    La noche del 11 de noviembre, Turetta llevó a Cecchettin a pasear y a cenar a un centro comercial cerca de Marghera, en las afueras de Venecia. Una cámara de seguridad de la tienda captó al sospechoso agrediendo a su exnovia.
    El cadáver de la joven fue encontrado en un barranco cercano a un lago de la región de Friuli Venezia Giulia. Presentaba varias heridas de arma blanca en el cuello y la cabeza.
    Turetta fue detenido en la localidad de Bad Durrenberg, cerca de Leipzig, el domingo, al día siguiente del hallazgo del cadáver de Cecchetin. (ANSA).