Luis Miguel vuelve a emocionar a Buenos Aires

Primero de una serie de shows reversionados

Luis Miguel de regreso en Buenos Aires (foto: EPA)
Luis Miguel de regreso en Buenos Aires (foto: EPA)

(ANSA) - BUENOS AIRES, por Marco Vidal - El cantante mexicano Luis Miguel resumió su extensa y fructífera carrera musical en el primero de una serie de recitales que marcó su regreso a Buenos Aires la noche del miércoles, tras el éxito de sus 10 presentaciones de agosto pasado en la capital argentina, en el marco de su gira internacional que lo llevará a Uruguay, Paraguay y Brasil.
    Al día siguiente de una cena show que dio en la Rural, un centro de exposiciones en el barrio porteño de Palermo, el artista repasó cada uno de sus álbumes, con versiones renovadas, muy lejos de las canciones originales, pero sin dejar de demostrar su calidad vocal y su experiencia sobre los escenarios de poco más de 40 años de trayectoria.
    Con más de 100 millones de álbumes vendidos y un sinnúmero de premios, entre ellos seis Grammy y otros seis Grammy Latinos, el "Sol de México" abrió la noche con "Será que no me amas", tema que provocó el delirio de sus fans que se dieron cita en el Campo de Polo, en el marco de su gira internacional "Luis Miguel Tour 2024".
    Vestido con un elegante traje y corbata negra y camisa blanca, un distintivo que lo caracteriza desde hace algunos años -atrás quedaron las de camisas coloridas y pantalones pinzados-, continuó el show con "Amor, amor, amor" y luego "Suave", canciones que además acompañó con el movimiento de pelvis en reiteradas ocasiones, despertando el griterío de su público, en su mayoría mujeres.
    Así se lo vio bailar y contornearse sobre el escenario durante gran parte de la noche, mientras sus interpretaciones reversionadas y/o modernizadas, estuvieron secundadas por una excelente orquesta y banda, esta última con su gran compañero Kiko Cibrian.
    A eso se sumó la imponente escenografía, que contó con un total de seis pantallas, una horizontal de fondo, otras dos a los costados y otras tres arriba, más pequeñas, para que no perderse ningún tipo de detalles, en las que se proyectaron también imágenes que acompañaban a los temas.
    El show estuvo dividido en sets y promediando la mitad del mismo llegó el de los boleros, entre los que pudieron escucharse "Por debajo de la mesa", "No sé tú", "Cuando yo te amé, "Solamente una vez", "Somos novios", "Todo y nada" y "Nosotros".
    Tras las canciones más románticas de la noche, le tocó el turno a los duetos, ahí el mexicano compartió la noche con Michael Jackson, a quien se vio en la pantalla principal, con el tema "Sonríe" y le siguió Frank Sinatra, con "Fly with me", ya un clásico.
    Sin pronunciar una sola palabra hacia su público, pese a que antes sí lo hacía, Luis Miguel siguió conquistando el corazón de sus fans y arremetió con "Un hombre busca una mujer", "Cuestión de piel", "Oro de ley", "Fría como el viento", "Tengo todo excepto a ti" y "Entrégate".
    En la hora y cuarenta de show, el "Sol de México" hizo un cambio de vestuario mientras los mariachis hicieron lo suyo para que el artista regresara ya vestido todo de negro, pero sin saco, para interpretar "La fiesta de mariachi", "La bikina" y "La madia vuelta", canción que cerró con la explosión y aparición de serpentina con los colores de la bandera de México, recibiendo los aplausos y ovación del público.
    Ya para el tramo final y después de haber interpretado "No me puedes dejar así", "Palabra de honor" y "La incondicional", Luis Miguel se despidió con "Ahora te puedes marchar", "La chica del bikini azul", "Isabel" y el infaltable "Cuando calienta el sol".
    De esta manera, sin emitir una sola palabra, el artista mexicano se despidió con una simple venia y, a pesar del pedido de su público para que saliera una vez más, este se marchó dando por concluida una noche en el campo de Polo, donde volverá este viernes y el sábado, antes de seguir con su gira por Uruguay (16), Paraguay (20) y Brasil (23). (ANSA).