In Galera, el primer restaurante en prisión

Un ejemplo de reinserción laboral y de alta formación profesional

La cocina, una oportunidad para los presos. (foto: ANSA)
La cocina, una oportunidad para los presos. (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA - Desde los jardines de las cárceles cuidados por los reclusos, con los productos que luego se pueden vender en el exterior, hasta el éxito del restaurante "In Galera" donde trabajan los reclusos del centro penitenciario de Bollate, abierto a todos.
    La cocina se vuelve social y se convierte en una herramienta de redención y de oportunidades laborales para los presos, como se explicó en la Ciudad Metropolitana de Milán durante la conferencia "Girasoli d'inverno" ("Los Girasoles de Invierno").
    "La alimentación es uno de los sectores laborales en los que estamos involucrados en la formación", observó Diana De Marchi, concejala delegada para políticas sociales de la Ciudad Metropolitana.
    "El restaurante 'In Galera' es un ejemplo no sólo de reinserción laboral sino de alta formación profesional y sigue siendo uno de los vínculos con la comunidad exterior", explicó Giorgio Leggieri, director de la prisión de Bollate.
    "El trabajo es fundamental, no es sólo un compromiso de tiempo, sino también una asunción de responsabilidad", continuó.
    "También representa la prevención de los riesgos de malestar, se habla mucho del riesgo de suicidio y autolesiones, tema que debemos abordar. El trabajo sigue siendo fundamental como herramienta de prevención", explicó.
    Coldiretti (Confederación Nacional de Cultivadores Directos), en cambio, tiene una serie de proyectos para la formación de los presos y para favorecer "también una reintegración en el sector agrícola y en las cadenas de suministro agroalimentario", explicó el presidente Ettore Prandini.
    "Partimos de los huertos penitenciarios, cultivando productos de temporada y promoviendo la biodiversidad y las particularidades del modelo agrícola italiano - añadió -, pero también con formas que permitan una posible colaboración directamente dentro de las empresas".
    Redención de los presos con trabajo no sólo en el sector alimentario, como lo demuestra el proyecto Trenitalia que contrató a los presos por tiempo determinado para trabajar en las estructuras técnico-operativas "Siguen detenidos y contratados por un plazo determinado, actualmente se encuentran en dos plantas de mantenimiento en Milán. Apoyan a sus compañeros en la gestión técnica de la planta, actividad que los hizo operativos durante dos semanas", explicó Stefano Conti, responsable de recursos humanos y organización de Trenitalia. (ANSA).