Presidente Mattarella: un deceso que recuerda tiempos oscuros

Muerte en prisión. Alexei Navalny, el gran opositor de Vladimir Putin, murió tras las rejas (foto: Ansa)
Muerte en prisión. Alexei Navalny, el gran opositor de Vladimir Putin, murió tras las rejas (foto: Ansa)

(ANSA) - ROMA - La noticia de la muerte del opositor ruso Alexei Navalny conmociona al mundo y también a la política italiana. Las partes -al unísono- piden claridad y compromiso de la comunidad internacional para alcanzar la verdad. Duras palabras de condena a una "página triste" provienen del Presidente, Sergio Mattarella, y de la Primera Ministra, Giorgia Meloni.

    Pero mientras la secretaria del Partido Demócrata (PD), Elly Schlein, no tiene dudas sobre el hecho de que "la responsabilidad de la muerte recae en el gobierno ruso", hay desacuerdo en la Liga que, con Andrea Crippa, lo califica de "inapropiado y prematuro" señalar a los responsables. Sin embargo, la Liga, en una nota oficial posterior invita a "arrojar toda la luz" sobre el incidente.
    Mientras tanto, unas horas después del incidente, AVS (verdes e izquierda), los radicales, +Europa se acuestan frente a la embajada rusa en Roma para exigir justicia.
    La muerte de Navalny, comenta el jefe de Estado Mattarella, "representa la peor y más injusta conclusión de un asunto humano y político que ha sacudido las conciencias de la opinión pública mundial".
    El encarcelamiento del hombre que se convirtió en símbolo de protesta contra el zar "trae recuerdos de los momentos más oscuros de la historia", afirma el presidente.
    La primera ministra, Giorgia Meloni, por su parte, pide que "se aclare plenamente este inquietante episodio".
    La oposición está en la misma línea. Los demócratas no tienen dudas: la responsabilidad es de Putin, afirma Schlein. "Es una muerte -comenta el líder del M5, Giuseppe Conte- que lamentablemente el paso del tiempo no ha hecho más que posponer, como lo demuestran las proscripciones y los intentos de asesinato que Navalny ha tenido que sufrir a lo largo de los años por parte del régimen de Putin. Ante el envenenamiento, pedí a Rusia que aclarara y diera las explicaciones necesarias ante el mundo entero: una petición que debe ser reiterada con fuerza incluso hoy".
    Mientras que el ministro de Asuntos Exteriores y número uno de Forza Italia, Antonio Tajani, subraya la pérdida de una "voz de la libertad". Y a quien le pregunta sobre el comunicado emitido por el servicio penitenciario federal ruso que hablaba de una "enfermedad", responde: "ciertamente fue detenido en condiciones que no permitieron una evolución positiva de los problemas de salud que padecía. No murió de vejez y espero que realmente haya muerto de muerte natural".
   Mientras tanto, la Liga hace sentir su presencia con algunas distinciones. El número dos del ministro Matteo Salvini, Andrea Crippa, se hace cargo de esta cuestión y advierte: "Es pronto para hablar, todavía no hay pruebas".
   "Eh, nada! -es el mordaz comentario desde el Partido Demócrata de Alessandro Alfieri- La Liga simplemente no puede romper con su fascinación por Putin".
     En cualquier caso, poco después, el partido de Salvini expresó "su más sentido pésame" en una nota oficial y destacó que "la desaparición de Alexei Navalny es desconcertante. Es necesario que se arroje toda la luz" sobre el hecho.