L'Aquila, un boom inmobiliario a 15 años de la tragedia

Tras el feroz sismo, ingleses y estadounidenses llegan para comprar viviendas

El centro de L'Aquila, ayer un terremoto, hoy un boom inmobiliario (foto: ANSA)
El centro de L'Aquila, ayer un terremoto, hoy un boom inmobiliario (foto: ANSA)

(ANSA) - L'AQUILA - L'Aquila gusta. Ahora que está renaciendo y hay un número creciente de turistas, la ciudad ya no es solo un destino para curiosos o amantes de la belleza arquitectónica, sino también objeto de una nueva atención especial.
    A 15 años del brutal terremoto de 2009, el centro y los pueblos del cráter son más seguros y más brillantes, hasta el punto de que atraen el interés inmobiliario: todavía no es Chiantishire, pero el camino podría tomar esa dirección.
    "Después del terremoto y con la reconstrucción iniciada también en el cráter del terremoto, a las ciudades de L'Aquila están llegando muchos extranjeros, especialmente ingleses y estadounidenses, que descubrieron las maravillas de estas zonas y compraron propiedades.
    Los ejemplos más llamativos se encuentran en Castel del Monte y Santo Stefano di Sessanio, este último ya conocido y atractivo antes de la tragedia, donde los extranjeros compraron pueblos enteros, operaciones no todas realizadas con fines comerciales".
    Así lo afirmó Michele Armenia, empresario del sector inmobiliario, en vísperas del 15 aniversario del terremoto de L'Aquila del 6 de abril de 2009.
    En mayo de 2009, Armenia fue el primero en regresar a su casa para dar ejemplo de resiliencia e invitar a sus conciudadanos a no irse.
    Sin embargo, ahora, con propiedades más seguras y renovadas, la calidad de vida toma el relevo.
    "No hay duda de que el drama del terremoto hizo que L'Aquila y su territorio fueran conocidos en el mundo -explicó el profesional de origen siciliano pero que vive en L'Aquila desde hace décadas- Y es una consecuencia fisiológica a la luz de la belleza de nuestros países y de nuestros pueblos que enamoran a quienes vienen a nosotros. Más aún de los pueblos que se reconstruyen y que construyen auténticas perlas. Este fenómeno es una esperanza más para luchar contra la despoblación".
    Armenia no vive el mismo fenómeno en la ciudad de L'Aquila donde las ventas con extranjeros son normales. (ANSA).