La boleta del agua sube y la dispersión crece

Salvini propone anticipar un plan hídrico extraordinario

La boleta del agua sube y la dispersión crece (foto: ANSA)
La boleta del agua sube y la dispersión crece (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA 19 MAR - La factura del agua aumenta y se suma a los gastos que pesan sobre las familias: en 2023 fue de 478 euros de media, un 4% más que en 2022 y un 17,7% en los últimos 5 años. Pero tampoco cesa la dispersión del agua, que en las capitales de provincia de Italia equivale al 36,2% de media y alcanza el 42,2% en el territorio italiano, según los últimos datos del Istat (año 2020).
    Este es un resumen de lo que surge del XIX Informe sobre el servicio hídrico integrado, editado por el Observatorio de Precios y Tarifas de Cittadinanzattiva, publicado con motivo del Día Mundial del Agua que se celebra el 22 de marzo y que este año tiene como tema "Agua para la Paz".
    En tanto, el viceprimer ministro y ministro de infraestructuras, Matteo Salvini, propone presentar un plan extraordinario del agua para 2024.
    Lo hizo en la reunión de la sala de control donde fueron presentadas 562 recomendadas por las regiones por un valor de 13.500 millones para intervenciones en materia hídrica y recogida en el PNISSI, el plan nacional para intervenciones infraestructurales y para la seguridad del sector del agua, sobre el cual el Ministerio de Transporte Italiano (MIT) está llevando a cabo controles de viabilidad.
    El ministro se comprometió a presentar el plan extraordinario a la sala de control en abril y aprobarlo en junio. Todas las intervenciones seleccionadas se incorporarán, una vez aprobadas, por el adecreto del Presidente del Consejo de Ministros (DPCM) que se redactará en junio.
    Volviendo al análisis de Cittadinanzattiva, los aumentos de precios se observaron en más de dos tercios de las capitales de provincia, respecto al 2022, el mayor aumento, de aproximadamente el 16%, se registró en Vibo Valentia, mientras que en Isernia la factura se duplicó con relación a 2019.
    Frosinone se mantiene a la cabeza del ranking de las provincias más caras con un gasto medio anual de 867 euros, mientras que Milán y Cosenza se llevan el premio de las capitales más baratas con 184 euros.
    Toscana es la región más cara (732 euros), con 8 de sus capitales entre las diez provincias más caras; Molise es la más barata (226 euros), en Trentino Alto Adige el aumento más significativo (+9%).
    En cuanto a la dispersión, especialmente en el Sur y en las Islas, se pierden más de la mitad de los volúmenes de agua inyectados a la red. En particular, en Basílicata los residuos alcanzan el 62%, mientras que el Valle de Aosta se detiene en el 23,9%.
    Entre las capitales de provincia, la mancha negra es Belluno y Latina, donde la dispersión hídrica supera el 70%; Macerata gana sólo el 9,8%.
    Una encuesta realizada a una muestra de 3.355 personas reveló que los ciudadanos están mal informados sobre su consumo, hasta el punto de que afirman utilizar 62 litros de agua diarios, frente a los 215 por habitante indicados por Istat.
    El Observatorio internacional Waste Watcher calculó en cambio que cada año con los alimentos desperdiciados se tiran en Italia 151.000 millones de litros de agua, lo que en la factura vale 395,835 millones de euros.
    La responsable nacional de políticas de consumo de Cittadinanzattiva, Tiziana Toto, advirtió que es necesario "reforzar los instrumentos de apoyo a los sectores más débiles de la población, ampliando el abanico de beneficiarios del bono social del agua y la difusión de los bonos complementarios previstos por un número aún mayor de territorio limitado".
    (ANSA).