Nueve millones de italianos tentados por la nieve

Pese a efectos del clima, facturaron 6 mil millones de euros

La nieve reina en las vacaciones de invierno en Italia, a pesar de los contratiempos que impone el cambio climático (foto: ANSA)
La nieve reina en las vacaciones de invierno en Italia, a pesar de los contratiempos que impone el cambio climático (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA  - La federación de hoteleros de Italia (Federalberghi), muestra datos turísticos que entusiasman: son 8,9 millones de italianos que pasaron unas vacaciones en la nieve entre enero y marzo, con una facturación de 6.100 millones. Y todo a pesar de que los Apeninos estuvieron castigados por condiciones adversas y escaso manto blanco.
    De esos visitantes, 6,5 millones se fueron de vacaciones a esquiar, mientras que 2,4 millones optaron por concentrar sus vacaciones en los fines de semana. La facturación ascenderá a 6,1 mil millones de euros, de los cuales 4,3 mil millones corresponden a semanas de esquí.
    En el caso de las vacaciones de una semana, el 95,5% se quedó en Italia, el 72,6% fue las regiones del norte y solo el 22,9% a las del centro-sur, también debido a las escasas nevadas en los Apeninos. Para los fines de semana, el 38,6% eligió el Centro-Sur, el 61,4% el Norte. Así se desprende del informe Federalberghi elaborado por Tecné.
    Los italianos reservan con al menos un mes de antelación y optan principalmente por alojarse en hoteles; se dedican al esquí y en general a actividades deportivas, paseos y experiencias relacionadas con eventos eno-gastronómicos. Están dispuestos a renunciar a ubicaciones demasiado caras por su menor capacidad de gasto, pero no a la posibilidad de quedarse sin la montaña, quizás ajustando el objetivo para no sobrepasarse del presupuesto.
    "Para nosotros es una buena confirmación que llega cerca de Semana Santa, lo que nos da esperanza. Hemos tenido momentos de dificultad, temiendo que el turismo de invierno pudiera verse penalizado en términos de rendimiento por la falta de nevadas.
    La consecuencia directa es evidente sobre todo. En lo que respecta a los Apeninos", comentó el presidente de Federalberghi, Bernabó Boca.
    "Actualmente, las cimas están cubiertas de nieve y el escenario podría cambiar. Sin duda, nos admira cada vez más el hecho de que nuestros conciudadanos sigan prefiriendo los destinos italianos a la hora de planificar sus viajes", añadió.
    "La solución hotelera sigue siendo la favorita durante las vacaciones de esquí, un agradable soplo de aire fresco para nuestras empresas. Todo esto es un excelente augurio. Lo que va en contra de la perspectiva de unas vacaciones, sea cual sea la época de la que queramos hablar, es lamentablemente la "el impacto de la menor capacidad de gasto. Según nuestra encuesta, 7 de cada 10 italianos han tenido que afrontar aumentos de precios, orientando sus elecciones de manera diferente. Y para nosotros esto nunca puede ser una buena noticia", concluyó el directivo.
    Buenos cifras y esperanzas pese a la crisis climática y el aumento de las temperaturas, que provoca que cada vez nieve menos en los Alpes y Apeninos que cambian de color y el blanco del invierno es sustituido por el verde de las praderas.
    El nuevo informe de Legambiente Nevediversa 2024 lo demuestra con datos: 177 instalaciones de esquí cerradas temporalmente en la Península (+39 respecto al informe anterior), de las cuales 92 están ubicadas en los Alpes y 85 en los Apeninos.
    Las estructuras abandonadas ascienden a 260 (en el informe anterior eran 249), de las cuales 176 en los Alpes y 84 en la cordillera de los Apeninos; las plantas sometidas a la llamada "obstinación terapéutica" son 241 registradas por Legambiente (+33 unidades) que sobreviven solo con grandes inyecciones de dinero público; 123 están en los Apeninos.
    Legambiente recuerda "la financiación dorada que no muestra signos de disminuir": "148 millones de euros asignados en 2023 por el Ministerio de Turismo para la modernización de los remontes y la nieve artificial, frente a sólo cuatro millones destinados a la promoción del 'ecoturismo'. Especialmente observado Piamonte, Emilia-Romaña y Toscana.
    La asociación Cisne Verde pide "un cambio de rumbo a nivel político y territorial, más recursos para un turismo invernal de montaña sostenible, acciones de mitigación de la crisis climática acompañando a los operadores del sector en este proceso de reconversión". Las plantas desmanteladas y reutilizadas ascienden a 31 y se refieren únicamente a los Alpes, afirma Legambiente. (ANSA).