Las guerras agitan la cumbre G7/G20, cautela sobre los activos rusos

Encuentro de ministros de Finanzas en San Pablo. Italia alerta: "riesgo de fragmentación"

Las citas del G7 y G20 en San Pablo, con las guerras siempre como telón de fondo (foto: ANSA)
Las citas del G7 y G20 en San Pablo, con las guerras siempre como telón de fondo (foto: ANSA)

(ANSA) - SAN PABLO, por Patrizia Antonini - Las guerras amenazan el crecimiento y agitan al G7/G20 económico en San Pablo, mientras los líderes, aunque expresan unanimidad sobre el uso de los activos rusos congelados en Occidente en favor de Ucrania, coinciden en la necesidad de actuar solo sobre bases jurídicas sólidas.

      Hay consenso general sobre el objetivo. Surgió en la reunión de ministros de Finanzas del G7, en el marco del G20 bajo presidencia brasileña, a la que también asistió de forma remota el ministro de Finanzas ucraniano, Serhiy Marchenko, y presidida por el titular de Economía de Italia, Giancarlo Giorgetti, con el gobernador de Banco de Italia, Fabio Panetta.

      Pero en la misma medida -advierten fuentes bien informadas- hubo acuerdo sobre la necesidad de "dotar a la iniciativa de una base jurídica sólida y conforme al derecho internacional". Y aunque la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ya ha planteado la hipótesis del uso de los ingresos para la compra de equipos para Kiev, en la reunión de San Pablo se decidió proceder a trabajar a nivel técnico, con gran atención y precaución. "Actualmente, no existe ninguna base legal para confiscar los activos rusos congelados", cuyo valor asciende a unos 300 mil millones de dólares.

     "Debemos seguir trabajando y avanzando dentro del marco del derecho internacional y del Estado de derecho", insistió el ministro francés, Bruno Le Maire. Una posición similar expresó el alemán de Finanzas, Christian Lindner, quien sin embargo -por un tecnicismo- desde su cuenta X abrió la posibilidad de utilizar "los beneficios de los activos rusos", lo que definió como "un paso realista y legalmente seguro, que podría ser implementar incluso en el corto plazo".

      Por otra parte, la Secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, ayer, al relanzar la hipótesis, subrayó la importancia de estudiar en profundidad los distintos aspectos del expediente y actuar en el marco del G7, con el acuerdo de todos. Un tema que Yellen profundizó en una reunión bilateral con Giorgetti, tocando también la cuestión del freno republicano a los fondos para Ucrania, después de que el comisario de la UE, Paolo Gentiloni, advirtiera por la mañana sobre la importancia "de que todos los socios de "el G7 haga su parte" en materia de financiación (refiriéndose precisamente a Estados Unidos), "porque no se puede subestimar la urgencia de la situación".

       En la reunión del G7 también se debatió la situación en Oriente Medio y la crisis en el Mar Rojo en términos de crecimiento, que ahora es un desafío realmente grande, especialmente para Europa, que lucha detrás de los Estados Unidos. Tensiones que, según Panetta, "conllevan el riesgo de fragmentación del comercio y de las finanzas", mientras que Giorgetti definió la relación entre el G7 y el G20 como un "ida y vuelta" entre quienes son ricos y quisieran seguir siéndolo sin concesiones y aquellos que no tienen esta riqueza.

     Un "ida y vuelta" que "tarde o temprano" podría conducir a otro orden en el mundo", argumentó.(ANSA).