Italia preside reunión de ministros del G7 en el marco de la cumbre del G20 en Brasil

Roma puede cumplir un papel clave de diálogo, resalta Giancarlo Giorgetti.

La reunión fue previa a la cumbre de ministros del G20. (foto: ANSA)
La reunión fue previa a la cumbre de ministros del G20. (foto: ANSA)

(ANSA) SAN PABLO - Comenzaron en San Pablo las labores de la reunión de ministros de Economía y presidentes de los bancos centrales del G7, presidida por los italianos Giancarlo Giorgetti y Fabio Panetta, a la que asiste también el Comisario económico de la UE, Paolo Gentiloni, en el marco de la cumbre de ministros del G20 de hoy y mañana.
    En una comunicación online, el ministro ucraniano Sergii Marchenko subrayó que las cuestiones geopolíticas están sobre la mesa, con especial atención a la agresión rusa contra Ucrania y la marcha de la economía global.
    En una recepción previa con la comunidad italiana, el ministro Giorgetti subrayó que "una de las grandes capacidades de Italia es la del diálogo y la comunicación. Por ejemplo, cuando celebramos la cumbre con la Unión Africana, vimos que a algunos les resulta difícil hablar con los países africanos".
    "Si Italia logra recuperar esta capacidad diplomática, pienso que ese es un papel que podemos desempeñar", explicó.
    "El G7 son los países fuertes, que quieren seguir siéndolo.
    En el G20 hay países que se están volviendo poderosos y que poco a poco serán seguramente más poderosos que el G7, que reclaman su espacio, su poder económico y político", sostuvo Giorgetti en el encuentro con la comunidad italiana en San Pablo.
    "En esta tensión entre aquellos que son ricos y quisieran seguir siéndolo sin renunciar a la riqueza, y aquellos que no la tienen, uno siente que tarde o temprano el tira y afloja creará otro orden en el mundo. Quién sabe cuál, ya veremos", agregó.
    Respecto a Europa, el ministro italiano fue consultado sobre el reciente llamado del expremier Mario Draghi, a quien la Comisión le encargó preparar un informe sobre la competitividad, a introducir urgentes reformas.
    "Me parece que Draghi dijo en voz alta lo que nosotros como Gobierno venimos diciendo en voz baja desde hace unos meses, y se nos consideró como los que íbamos a molestar al conductor", afirmó Giorgetti. (ANSA).