Menos smog en Europa, pero es insuficiente

Un informe del mal aire en las ciudades de Legambiente

El smog en Turín. Un poco mejor, pero no es suficiente (foto: ANSA)
El smog en Turín. Un poco mejor, pero no es suficiente (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Stefania De Francesco - El esmog en las ciudades está disminuyendo, pero aún es insuficiente si se presta atención a los nuevos objetivos para 2030 que la Unión Europea (UE) está a punto de aprobar.
    Tampoco los registros no son suficientes en relación con los valores sugeridos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
    Los datos, efectivamente, son muy preocupante, observó Legambiente, que publicó el informe "Mal'Aria di città 2024" sobre la contaminación atmosférica.
    De acuerdo con el reporte, en 2023 las ciudades que superaron los límites diarios de partículas finas Pm10 disminuyeron a 18, de las 98 monitoreadas.
    Las partículas Pm10 son las provocadas principalmente por la combustión de combustibles y el desgaste de neumáticos, asfalto, embragues y frenos.
    En Frosinone, el punto negro superó los 70 días, seguido de Turín (66), Treviso (63), Mantua, Padua y Venecia (62). Hubo 29 ciudades fuera de la ley en 2022 y 31 en 2021.
    El informe "Mal'Aria", elaborado en el marco de la "Campaña Ciudades Limpias", una coalición europea de ONG y de organizaciones de la sociedad civil, recuerda que los límites reglamentarios para la emisión de partículas finas Pm10 son 35 días al año, con un promedio diario superior a 50 microgramos por metro cúbico (μg/m3).
    Pero las mejora en 2023, explicó la asociación ecologista, se deben principalmente a unas condiciones meteorológicas favorables "más que a un éxito real de las acciones políticas para hacer frente a la emergencia del smog".
    Lo cual, recordó la ONG, pone en riesgo la salud de los ciudadanos dado que "en Italia hay 47.000 muertes prematuras al año debido a las PM2,5" ante las cuales "el gobierno, las regiones y los municipios deben acelerar" con políticas eficaces.
    Legambiente advirtió que si 2030 ya estuviera aquí (con los límites de 20 µg/mc para P10, 10 µg/mc para Pm2,5 y 20 µg/mc para No2), el 69% de las ciudades estarían fuera de la ley por el Pm10, el 84% por el Pm2,5 y el 50% por el No2 (dióxido de nitrógeno).
    Las situaciones más críticas por las pm10 se darían en Padua, Verona y Vicenza (32 µg/m3), seguidas de Cremona y Venecia (31) y Brescia, Cagliari, Mantua, Rovigo, Turín y Treviso (30).
    Situación similar también por las Pm2,5, con los valores más elevados en Padua (24 µg/m3), Vicenza (23), Treviso y Cremona (21), Bérgamo y Verona (20).
    El dióxido de nitrógeno es el único contaminante que disminuyó en los últimos cinco años, pero el 50% de las ciudades seguirían estando fuera de los límites, empezando por Nápoles (38 µg/m3) y luego Milán (35), Turín (34), Catania y Palermo ( 33), Bérgamo y Roma (32), Como (31), Andria, Florencia, Padua y Trento (29).
    Para obtener el aire limpio, según Legambiente, "es necesario repensar inmediatamente la movilidad urbana, implementando zonas de bajas y cero emisiones, rediseñando el espacio público urbano con ciudades a 30 km/h como en Bolonia y calles escolares, invirtiendo masivamente en transporte público local, en ampliación de las redes ciclista-peatones y la electrificación de todos los vehículos".
    Pero "es esencial actuar sinérgicamente sobre otras fuentes de contaminación, como la calefacción doméstica y la agricultura".
    Para la ocasión, Legambiente lanza la campaña itinerante Città2030, que del 8 de febrero al 6 de marzo hará escala en 18 capitales para dar a conocer sobre cuánto falta para una movilidad urbana cero emisiones, más accesible y segura y para pedir ciudades más habitables. (ANSA).