OCDE prevé que inflación italiana caerá 1,8%

PIB, +0,7% en 2024. "Necesario seguir con consolidación cuentas"

(ANSA) - PARIS 5 FEB - La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) prevé que la inflación caerá en 2024, aunque no faltan riesgos e incertidumbres relacionados con la crisis geopolítica, en particular en Medio Oriente y el Mar Rojo.
    Según las Perspectivas Económicas de la OCDE presentadas hoy en París, se espera que la inflación italiana colapse del 5,9% en 2023 al 1,8% en 2024, y luego aumente nuevamente al 2,2% en 2025.
    En cuanto al PIB, debería permanecer invariado, en el +0,7%, en 2024 y luego aumentar un 1,2% en 2025, sin cambios en comparación con las estimaciones de noviembre anteriores.
    "El principal mensaje que dirijo a Italia es pensar en el crecimiento económico a medio y largo plazo", afirmó la economista jefe de la OCDE, Clare Lombardelli, en una conferencia de prensa en París.
    En un país con "alta deuda", añadió la experta, respondiendo a una pregunta sobre Italia, es necesario continuar el proceso de "consolidación" de las cuentas públicas, así como la implementación del Pla Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR).
    En la fotografía creada por Perspectivas Económicas, la economía mundial se desacelera ligeramente este año, un +2,9%, en comparación con el +3,1% del año pasado, y luego se recupera al +3% en 2025.
    "El crecimiento resistió y esperamos que la inflación vuelva al nivel de los objetivos fijados por los bancos centrales para finales de 2025 en la mayoría de las economías del G20", afirmó el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, invitando no obstante a los "bancos centrales a continuar llevando una política monetaria prudente, aunque podrían empezar este año a reducir las tasas, siempre que la inflación siga bajando".
    Cormann invitó también a los Estados a "redoblar los esfuerzos para contener el aumento del gasto" y a "trabajar juntos para reactivar el comercio, mejorar la resiliencia de las cadenas de suministro y abordar los problemas comunes, en particular el cambio climático".
    Para el organismo encargado del desarrollo y la cooperación económica internacional, las tensiones actuales, empezando por la situación en Medio Oriente y en el Mar Rojo, siguen siendo una fuente de "gran incertidumbre".
    Las "amenazas que pesan sobre el transporte marítimo en el Mar Rojo -se resaltó en el informe presentado en París- inflaron los costos y amplió los plazos de entrega de los proveedores. En caso de escalada -adviertió el organismo- estos factores podrían provocar nuevas tensiones en el precio de los bienes y poner en peligro la recuperación esperada".
    Además de los rebeldes hutíes, la OCDE también sigue de cerca la evolución de la guerra que estalló tras el ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre: "El conflicto en Medio Oriente podría amenazar el suministro de energía", declaró Lombardelli, en el primer día de Visita del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, para fomentar una tregua entre ambas partes.
    Este año, según la OCDE, el crecimiento global estará sostenida por la progresión del PIB estadounidense, estimado en +2,1%, frente al +1,5% de noviembre.
    En cuanto al PIB de la eurozona, tras +0,5% en 2023, se espera que aumente un 0,6% este año (0,2 puntos menos que las previsiones de noviembre debido, en particular, a resultados peores de lo esperado en Alemania y Francia) y 1,3 % en 2025.
    (ANSA).