Economía creció más de lo esperado

Biden, una buena noticia para las familias estadounidenses

(ANSA) - NUEVA YORK 25 ENE - La economía de Estados Unidos creció a un ritmo mucho más rápido de lo esperado en los últimos tres meses de 2023, ya que Estados Unidos bordeó fácilmente una recesión que muchos pronosticadores habían pensado que era inevitable, informó el jueves el Departamento de Comercio, noticia que el presidente Joe Biden calificó como "una buena noticia para las familias estadounidenses".
    El producto interno bruto, una medida de todos los bienes y servicios producidos, aumentó a una tasa anualizada del 3,3% en el cuarto trimestre de 2023, según los datos ajustados estacionalmente y por inflación.
    Eso se comparó con la estimación de consenso de Wall Street para una ganancia del 2% en los últimos tres meses del año. El tercer trimestre creció a un ritmo del 4,9%.
    El presidente Biden dijo que el dato del PIB es una "buena noticia para las familias estadounidenses. Sin embargo, la batalla no ha terminado y seguiremos luchando para abaratar costes".
    Además del mejor movimiento del PIB respecto a lo esperado, también hubo algunos avances en la inflación.
    Los precios básicos para los gastos de consumo personal, que la Reserva Federal prefiere como medida de inflación a largo plazo, aumentaron un 2% durante el período, mientras que la tasa general fue del 1,7%.
    Sobre una base anual, el índice de precios de PCE aumentó un 2,7%, en comparación con el 5,9% de hace un año, mientras que la cifra básica que excluye los alimentos y la energía registró una suba anual del 3,2%, en comparación con el 5,1%.
    Durante todo el 2023, la economía de Estados Unidos se aceleró a un ritmo anualizado del 2,5%, muy por delante de las perspectivas de Wall Street a principios de año para obtener pocas o ninguna ganancia y mejor que el aumento del 1,9% en 2022.
    Como ha sido el caso a lo largo del año, un fuerte ritmo de gasto de los consumidores ayudó a impulsar la expansión. Los gastos de consumo personal aumentaron un 2,8% durante el trimestre, solo un ligero descenso con respecto al período anterior.
    La inversión interna privada bruta aumentó un 2,1%, otro factor significativo para el sólido trimestre.
    El índice de precios ponderado por cadena, que tiene en cuenta los precios, así como los cambios en el comportamiento del consumidor, aumentó un 1,5% para el trimestre, una fuerte caída desde el 3,3% en el período anterior y por debajo de la estimación de Wall Street para una aceleración del 2,5%.
    En otras noticias económicas del jueves, las solicitudes iniciales de desempleo ascendieron a 214.000, un aumento de 25.000 con respecto a la semana anterior y por delante de la estimación de 199.000, según el Departamento de Trabajo.
    El informe del PIB concluye un año en el que la mayoría de los economistas estaban casi seguros de que Estados Unidos entraría al menos en una recesión superficial. Incluso la Reserva Federal había predicho una ligera contracción debido al estrés de la industria bancaria en marzo pasado.
    Sin embargo, algunas nubes asoman en el horizonte. La angustia se centra en el tiempo que los consumidores pueden seguir gastando a medida que los ahorros disminuyen y se acumulan cargas de deuda de alto interés.
    También hay preocupaciones políticas a medida que Estados Unidos entra en el corazón de la campaña electoral presidencial, y temores geopolíticos con la violencia en Medio Oriente y la continua sangrienta guerra de Ucrania. (ANSA).