G20: Río impulsa una universidad sobre el cambio climático

El G20 puede dar apoyo económico. Gobernanza de calidad

Río Janeiro, ciudad anfitriona del G20, y una propuesta inédita: una universidad del cambio climático (foto: ANSA)
Río Janeiro, ciudad anfitriona del G20, y una propuesta inédita: una universidad del cambio climático (foto: ANSA)

(ANSA) - RIO DE JANEIRO, por Nadedja Calado - Capital de la presidencia brasileña del G20 -con una cumbre de líderes en noviembre y numerosas reuniones importantes, empezando por la de los ministros de Asuntos Exteriores en febrero- Río de Janeiro aspira a convertirse en la sede de una universidad sobre el cambio climático y espera la contribución de los países más ricos con el objetivo de formar a las próximas generaciones.
    Así lo explicó en una entrevista a ANSA la responsable de Medio Ambiente y Clima de la Municipalidad de Río, Tainá de Paula, figura destacada del panorama intelectual brasileño, afrodescendiente que creció en las favelas, madre y feminista.
    Según de Paula, el proyecto requiere una inversión de alrededor de 650.000 euros (3,5 millones de reales) al año.
    "Cuál es el costo que países como Francia, Italia y muchos otros del norte del mundo están dispuestos a asumir para financiar una universidad para que 400 jóvenes tengan acceso a información de calidad y a formación en gobernanza climática?", se pregunta De Paula y destacando que el proyecto ya existe, "pero faltan los fondos" para llevarlo a cabo.
    En particular, para la funcionaria es importante enviar jóvenes a estudiar a países desarrollados, pero esto no puede ignorar la creación de conocimiento a nivel local.
    Un ejemplo práctico de este enfoque es el proyecto Jóvenes Negociadores por el Clima impulsado por la ciudad, que eligió a 50 representantes entre más de 500 registrados para ser interlocutores de los gobiernos y la sociedad civil en el G20 de Río y desempeñar un papel destacado en las discusiones sobre el clima.
    Para evitar que el debate se reduzca a "una discusión entre Jefes de Estado que no quieren negociar absolutamente nada" y para obtener resultados -afirma la exponente carioca- es importante incluir a jóvenes que puedan encontrarse en igualdad de condiciones en estas discusiones.
    Pero entre los objetivos de la metrópoli liderada por el alcalde progresista Eduardo Paes, la única en el mundo que alberga una selva tropical dentro de sus límites urbanos (el Parque Nacional de Tijuca, que se extiende por 33 kilómetros cuadrados), está también el de fortalecer la su "fondo medioambiental".
    El gasto estimado para adaptar Río de Janeiro al cambio climático es de 26 mil millones de euros (140 mil millones de reales) en los próximos cinco años, mientras que el presupuesto anual del Ayuntamiento de Río no llega a los 8 mil millones de euros. Para De Paula, incluso en este caso la financiación debería venir de los países más desarrollados. "El Norte global todavía no quiere asumir la responsabilidad de la adaptación de las ciudades del Sur global", comenta.
    Sin dinero, según la funcionaria carioca, cualquier discusión sobre adaptación climática "pierde impulso". Lo que Río necesita "para poder imaginar suburbios y favelas sin las inundaciones y deslizamientos de tierra que vemos cada año" son recursos, sentencia. (ANSA).