Meloni, Bill Gates y la inteligencia artificial

Para el magnate, un recurso que "debe estar en manos adecuadas"

Bill Gates en Roma. Encuentro con Giorgia Meloni, también con Sergio Mattarella (foto: ANSA)
Bill Gates en Roma. Encuentro con Giorgia Meloni, también con Sergio Mattarella (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Paolo Cappelleri - En más de una hora de conversación, la premier italiana, Giorgia Meloni, y el magnate estadounidense Bill Gates discutieron sobre espinosas cuestiones referidas a Inteligencia Artificial (IA), desde puntos de vista diferentes pero igualmente interesados.
    La primera ministra, en su calidad de jefa de Gobierno italiana, situó el tema en el primer lugar de la agenda del G7 de Italia y, desde hace meses, subraya la necesidad de una disciplina global de los sistemas de información capaces de simular el pensamiento humano.
    Por su parte, el magnate ve el 2024 como un "punto de inflexión", desde el observatorio privilegiado del fundador de Microsoft, el gigante que ha invertido 13.000 millones de dólares en OpenAI, propietario del popular ChatGPT.
    Después de la cita en el Palazzo Chigi, también estaba prevista una visita de Gates al Quirinal para entrevistarse con el presidente Sergio Mattarella, en el programa de dos días en Roma, procedente del Foro Económico Mundial de Davos, donde se debate sobre el posible impacto de la IA en las elecciones que se celebrarán en 2024.
    Afectarán a 4 mil millones de personas en todo el mundo.
    OpenAI ya anunció que no permitirá que su tecnología se utilice para generar textos e imágenes para campañas electorales.
    El temor a las operaciones masivas de desinformación está generalizado, al igual que el temor al impacto de la inteligencia artificial en el trabajo.
    Meloni subrayó ese último peligro en varias ocasiones durante el largo ciclo de reuniones que comenzó con su discurso en la ONU y continuó en el G20, en la cumbre internacional de Londres organizada por Rishi Sunak y en el debate con Elon Musk, invitado especial de "Atreju", el evento de Hermanos de Italia.
    Para la premier, como explicó varias veces, "son necesarios mecanismos de gobernanza multilaterales para garantizar barreras éticas a la inteligencia artificial", lo que representa "el mayor desafío intelectual, práctico y antropológico de esta era", con riesgos que van desde la vida privada hasta la producción de armas.
    Ideas cuyo contenido les reiteró al filántropo estadounidense en el encuentro al que también asistió el padre Paolo Benanti, nuevo presidente de la comisión de Inteligencia Artificial para el Departamento de Información y Edición.
    "Bill Gates, como tecnólogo, subrayó, sobre todo, las grandes ventajas de optimizar algunos procesos que pueden surgir" de la Inteligencia Artificial, y "en cuanto a los riesgos, dice que es más importante que esté en las manos adecuadas".
    "Se acercan", explicó el teólogo franciscano, dejando el Palacio Chigi con el hábito y la mochila al hombro: "Lo interesante es que se están abriendo espacios para el diálogo".
    El diálogo también se extendió a las prioridades de salud global, las tecnologías verdes innovadoras y la centralidad de África para la presidencia italiana del G7.
    El enfrentamiento entre Gates y el Presidente de la República también promete ser profundo.
    En los últimos meses, Mattarella tocó repetidamente el tema de la Inteligencia Artificial.
    Subrayando la atención prestada a los efectos sobre el empleo, deseó que "las nuevas tecnologías poderosas estén humanizadas, sirvan al bien común y no sean un mero instrumento de intereses partidistas".
    Y, ante los posibles beneficios, el jefe de Estado advirtió del riesgo de que estas tecnologías, "si permanecieran en manos de unos pocos", pudieran "elevar las ya elevadas barreras de la desigualdad". (ANSA).