Al meno siete millones de italianos viajarán por el feriado largo

El turismo espera facturar miles de millones de euros hasta el domingo.

Lentamente se vuelve a los niveles prepandemia en el turismo.  (foto: ANSA)
Lentamente se vuelve a los niveles prepandemia en el turismo. (foto: ANSA)

(ANSA) ROMA - Serán siete millones los italianos que pasarán al menos una noche en alojamientos turísticos y casas de alquiler corto durante el puente del 8 de diciembre, con un gasto de unos 2.700 millones de euros. Un fin de semana que, en el 75% de los casos, no superará los 3 días, con 2 pernoctaciones. Cifras en línea con las del año pasado, aunque el gasto medio tiende a disminuir.
    En cambio, aumentan las vacaciones en el extranjero (del 11% al 18%), sobre todo entre los jóvenes, los solteros y los que optan por unas vacaciones más largas.
    Así se desprende del Observatorio Turístico de Confcommercio, la asociación que reúne al comercio, sobre las vacaciones de los italianos, realizado en colaboración con Swg.
    Un sentimiento de las familias que, según Confcommercio, muestra dos actitudes: por un lado, el deseo de volver a los hábitos anteriores a la pandemia y, por otro, una incertidumbre ante el escenario internacional que, en el último mes, ha llevado a unos 500.000 italianos a renunciar a un viaje que tenían previsto.
    En términos más generales, más de la mitad de los entrevistados declaran que en el periodo invernal, por muchas ganas que tengan de irse de vacaciones, solo tomarán la decisión final en el último momento o en función de las ofertas que puedan encontrar.
    Ciudades de arte, grandes urbes, estaciones de montaña y destinos costeros encabezan las opciones de los que se van, donde, sin embargo, el cambio brusco del tiempo, con temperaturas más frías y buenas condiciones de nieve en altitud, favorecerá las opciones de última hora hacia los destinos de montaña.
    Y no olvidemos el efecto mercado navideño, que desde hace algún tiempo ya no es prerrogativa exclusiva del arco alpino, sino que se ha convertido en un elemento que enriquece la oferta de la mayoría de las ciudades de arte y de muchas zonas, incluidas las del centro y sur de Italia -desde Campania hasta Umbría y Lacio-, que junto con Lombardía y Piamonte conforman las cinco primeras regiones elegidas para el viaje.
    Sin embargo, lo exótico al alcance del Mar Rojo o del algo más lejano Océano Índico vuelve a hacer un guiño a los italianos.
    Pero otra encuesta, de la CNA, que reúne a las Pymes, es más optimista y prevé que el sector turístico facturará unos 6 mil millones de euros para el puente por el Día de la Inmaculada, entre el hoy y el domingo 10.
    Los turistas italianos están listos para replicar el rendimiento de 2019, los extranjeros para mejorarlo, archivando así definitivamente los difíciles años Covid.
    En total, el número de veraneantes alojados en establecimientos hoteleros y extrahoteleros alcanzará los cuatro millones, de los cuales 2,4 millones serán italianos y 1,6 millones extranjeros.
    Los extranjeros registrarán una media per cápita de tres pernoctaciones (prolongando sus vacaciones en algunos casos hasta el lunes) frente a las dos de sus compatriotas.
    A estas cifras hay que añadir los diez millones de veraneantes, casi todos italianos, que limitarán su salida a un solo día.
    La mitad de los extranjeros procederán de la zona euro y la otra mitad de países fuera de la UE, atraídos por la debilidad del euro.
    En cuanto a Europa, serán sobre todo franceses, alemanes, españoles y británicos los admiradores de Italia.
    Norteamericanos, asiáticos y brasileños en su mayoría serán los no europeos.
    La fuerza motriz serán las laderas nevadas; las ciudades, pueblos y centros urbanos decorados con iluminaciones cada vez más sofisticadas; las ciudades de arte; y las estaciones termales. Con imanes como la gastronomía y el vino y actividades experienciales que giran en torno a la artesanía y la agricultura. (ANSA).