Atalanta goleó en casa del campeón

Napoli se lució contra el racismo y después padeció en cancha

Atalanta goleó al campeón a domicilio (foto: ANSA)
Atalanta goleó al campeón a domicilio (foto: ANSA)

   (ANSA) - NAPOLES, 30 MAR - Napoli se arrodilló para protestar contra el racismo, pero luego fue Atalanta el que puso de rodillas al último campeón de Italia al vapulearlo por 3-0 en un Estadio Diego Maradona colmado por más de 50 mil almas en el inicio de la trigésima fecha.
    Un público que se unió en un sólo grito para expresar su fastidio contra el fallo de la justicia deportiva que absolvió a Francesco Acerbi y respaldar al brasileño Juan Jesús, zaguero del Napoli que denunció a su colega de Inter por un insulto racista cuando ambos equipos chocaron el 17 de marzo.
    "Gritemos todos juntos No al racismo", se escuchó por los parlantes del estadio cuando el actor y director Marco D'Amore tomó el micrófono.
    "Nuestros ojos han visto demasiado, nuestros oídos han oído demasiado, pero esta vez ya no es indiferencia y descuido, Napoli haz oír tu voz sin vergüenza o miedo, digamos juntos No al racismo", afirmó.
    Los carteles publicitarios ubicados al costado del campo de juego lucían la frase "No al racismo", el lema de la campaña que encabeza la Liga de Serie A y a la que Napoli decidió no adherir en protesta por la absolución de Acerbi.
    Antes del pitazo inicial del árbitro Luca Pairetto, los 11 jugadores del equipo local y los suplentes se unieron en torno al círculo central y se arrodillaron para sumarse a la protesta, emulando Colin Kaepernick, ex "quarterback" de los San Francisco 49ers de la NFL que de ese modo evidenciaba públicamente la violencia policial contra los afroestadounidenses.
    Cuando la pelota comenzó a rodar, el protagonista fue Atalanta, que con una contundente victoria se afirmó en el sexto puesto con 50 puntos y quedó a cuatro de Bologna (que hoy por hoy se está asegurando el último pasaje a la próxima Champions).
    Con 45 unidades quedó el equipo de Francesco Calzona, que podría ser superado por Lazio y por Fiorentina, ambos con 42, si derrotan hoy a Juventus y a Milan en dos de los cinco partidos de esta jornada que se inició con el triunfo del equipo de Gian Piero Gasperini.
    El ruso Aleksei Miranchuk, protagonista involuntario de otra polémica en el "Calcio" por declaraciones de su colega ucraniano Ruslan Malinovksy tras festejar un gol frente a Serbia en el primer amistoso internacional de su selección desde que estalló la guerra en 2022 entre ambos países, abrió la cuenta esta tarde a los 25'.
    Gianluca Scamacca estiró la ventaja los 44' y el neerlandés Teun Koopmeiners celebró a los 87' su undécimo gol en el campeonato, con el cual igualó la línea del nigeriano Victor Osimhen, "capocannoniere" del pasado campeonato que lleva ahora un mes sin festejar.
    El triunfo de Atalanta no admite discusiones ante un Napoli que inicio pareció un equipo a la deriva, incapaz de generar peligro y de transmitir seguridad a la hora de defenderse.
    El visitante, en cambio, fue práctico, concreto y cínico para capitalizar las ocasiones que generó y las ventajas que el local ofreció en la zaga comandada por Juan Jesús, perdiendo en casi todas las pelotas divididas en su propia área, mientras que en la de enfrente apenas una llegada, a los 28' y por intermedio de Osimhen, se le contabilizó al equipo de Calzona.
    Miranchuk, que a los 2' ya había estrellado un remate en el poste, tuvo revancha a los 25' al aprovechar el quedo de la zaga del Napoli para superar a Alex Meret, antes de habilitar a Scamacca para sellar el 2-0 en la agonía de ese primer capítulo.
    Napoli protestó en ambas definiciones por supuestos empujones contra el albano-kosovar Amir Rrahmani y contra Juan Jesús, pero Pairetto ignoró los reclamos.
    El local mejoró en el complemento, con los ingresos del polaco Piotr Zielinski (por el marfileño Hamed Traoré) y del belga Cyril Ngonge (por Giacomo Raspadori) desde el primer minuto, a quienes se sumó a los 75' el argentino Giovanni Simeone en reemplazo del camerunés André Zambo Anguissa, que aportaron más velocidad en la ofensiva.
    En Napoli no ingresaron el uruguayo Mathías Oliveira, ni el brasileño Natan, en tanto que georgiano Khvicha Kvaratskhelia ni siquiera estuvo entre los convocados debido a una contractura, mientras que el brasileño Ederson jugó desde el inicio en Atalanta, en el que ingresó el ítalo-brasileño Rafael Toloi a los 71' y fueron suplentes los argentinos Juan Musso y José Luis Palomino.
    Los cambios en el local parecían rendir frutos cuando a los 54' Zielinski estrelló un remate en el poste y, en el rebote, Osimhen remató desviado mano a mano con Marco Carnesecchi, quien volvería a lucirse en otras intervenciones frustrando al mismo goleador nigeriano e impidiéndole al Napoli achicar distancias.
    La falta de lucidez también atentó contra las posibilidades del equipo de Calzona, al que Meret sostuvo en partido con buenas respuestas, aunque nada pudo hacer cuando a tres minutos del final Koopmeiners decretó la primera derrota de Napoli en el campeonato al mando del actual entrenador (tercero en esta temporada después del francés Rudi Garcia y de Walter Mazzarri).
    El público, que antes del inicio había acompañado al equipo, pareció cambiar de ánimos y lo despidió con silbidos, mientras algunos coros hacían oír su descontento hacia el presidente Aurelio De Laurentiis.
    "La Champions quedó muy lejos, pero las matemáticas aún nos condenan", reconoció Calzona al destacar que a Napoli le "faltó orden y solidez" para volver al triunfo, que su equipo festejó por última vez frente a Juventus en la vigésimo séptima fecha, cuando todo parecía regresar a la "normalidad".
    "Tenemos que tratar de cerrar esta temporada de un modo digno porque de otra manera será un fracaso", admitió.
    "Esta era la mejor manera de comenzar un ciclo de nueve partidos en 28 días", dijo Gasperini, al destacar que "en esta recta final se decidirá nuestra suerte en el campeonato, en la Copa Italia (Atalanta jugará las semifinales con Fiorentina) y en la Europa League (donde chocará en cuartos con Liverpool, Ndr)".
    "Este triunfo representa una gran inyección de confianza para lo que viene porque si logramos ganar así en cancha de los campeones de Italia, quiere decir que podemos derrotar a cualquiera", agregó.
    Gasperini reconoció que "Napoli está viviendo una temporada atípica porque nunca es fácil después de conquistar el 'scudetto' y tengo la sensación de que es un equipo con grandes valores, pero que parece haber perdido el entusiasmo". (ANSA).