Verstappen y Red Bull por más "juntos"

El neerlandés refrenda su lealtad al equipo y despeja sospechas al respecto

Verstappen despeja sospechas sobre su posible partida de Red Bull (foto: ANSA)
Verstappen despeja sospechas sobre su posible partida de Red Bull (foto: ANSA)

   (ANSA) - MELBOURNE, 21 MAR - "Esta es como mi segunda familia", afirmó hoy el tricampeón mundial neerlandés Max Verstappen al refrendar su lealtad a Red Bull despejando rumores sobre su posible partida en 2025, en la previa de un Gran Premio de Australia en el que busca su décima victoria en fila y la tercera consecutiva en esta temporada de la Fórmula 1.
    "Seguiré hasta el final", dijo Verstappen, quien tiene contrato hasta 2028 con la escudería austríaca, en la que -dijo- "me he sentido siempre muy cómodo", ante versiones que apuntaban al escándalo que involucró al jefe del equipo, Christian Horner, por un supuesto "comportamiento inapropiado" hacia una empleada y a la amenaza de destituir como consejero a Helmut Marko.
    El tricampeón mundial despejó las dudas con la misma velocidad con la que impone el ritmo en pista y eludió las sospechas como elude rivales cada vez que los sobrepasa en carrera al responder: "Yo sólo pienso en subirme a mi máquina y ganar".
    Un objetivo que "puede parecer sencillo viéndolo desde afuera, pero no lo es", aclaró, pese a que su hegemonía se extendió en el inicio de esta temporada con sus triunfos en los primeros dos Grandes Premios del año en Bahrein y en Arabia Saudita.
    "El resto no es asunto mío", completó el neerlandés, que en esas dos primeras citas celebradas en día sábado (por el inicio del Ramadán, el mes sagrado del Islam), terminó en lo más alto del podio escoltado por su compañero mexicano Sergio Pérez.
    "No sé cuáles son las cláusulas del contrato de Max, pero sí sé que está completamente compenetrado con el equipo y sería un pecado que se marchase", afirmó "Checo", que con 36 puntos cosechados marcha a 15 de Verstappen y 23 por delante de Charles Leclerc, tercero 28 puntos.
    Fue el piloto monegasco de Ferrari quien los escoltó en el podio de Jeda en una competencia en la que faltó el español Carlos Sainz (que había sido tercero en Sakhir) tras someterse a una cirugía por un cuadro de apendicitis.
    En su reemplazo, el británico Oliver Bearman, de 18 años, logró un meritorio séptimo puesto en su primera experiencia en la Fórmula 1.
    Este fin de semana, la SF-24 volverá a ser conducida por un Sainz que reconoce: "Obviamente, no estaré al 100 por ciento físicamente después de pasar diez días en cama sin poder moverme mucho, pero si no siento dolor al conducir, estoy seguro de que será un buen fin de semana".
    "Comencé a moverme y a entrenarme hace apenas unos días. Por ahora, la recuperación marcha bien", agregó el español, que apuesta a sumar todo lo que sea posible (está sexto con 15 puntos) para mantener a Ferrari a tiro de Red Bull.
    En la víspera, el jefe del equipo italiano, Frederic Vasseur, dijo que la idea es ser muy agresivos en Melbourne para meterle presión al equipo austríaco, aunque hoy Leclerc destacó: "A mi entender, lo estamos logrando desde hace algún tiempo".
    "No sabemos cómo estarán dentro de dos carreras, pero seguramente seguirán un paso delante nuestro. El 'gap' en carrera es de unas cuatro décimas por vuelta, aunque en los últimos seis o siete meses hemos progresado mucho", destacó.
    "Estamos en una mejor situación que en el inicio de la temporada anterior", destacó Leclerc, quien el año pasado en Australia abandonó tras un toque con el canadiense Lance Stroll.
    Ferrari intentará achicar distancias con un Red Bull que parece imbatible y que, al menos por ahora, logró que sus problemas internos para que no se trasladen a la pista, como también espera hacerlo Mercedes.
    En ese sentido, hoy se supo que Susie Wolff, esposa del director ejecutivo del equipo alemán, Toto Wolff, y directora de la F1 Academy (reservada a las mujeres que aspiran a conducir un Fórmula 1), presentó una denuncia penal contra la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).
    Fue "ante los tribunales franceses", dijo (la FIA tiene su sede en París) en virtud de las "declaraciones en mi contra" en el marco de una investigación que la entidad inició también contra su esposo por un supuesto conflicto de intereses.
    La FIA decidió "cajonear" la investigación que había iniciado tras la publicación de una revista, según la cual los jefes de los equipos habían expresado su preocupación por un posible intercambio de información confidencial entre los Wolff.
    Susie decidió llevar la cuestión a la justicia el 4 de marzo debido a que "nunca hubo transparencia o admisión de responsabilidad respecto de la conducta que tuvo la FIA y sus dirigentes en este caso".
    Al conocerse la noticia, Lewis Hamilton destacó: "Vivimos aún en un deporte dominado por los hombres y en una época en la que el mensaje parece ser que, si presentas un reclamo, serás despedido".
    Un nuevo dolor de cabeza para la FIA, que en la víspera dio por cerrado el caso que salpicaba a su presidente, Mohammed ben Sulayem, absuelto por un "comité independiente" tras las sospechas en su contra por supuestas maniobras para perjudicar al Gran Premio en Las Vegas y para manipular el resultado del Gran Premio de Arabia Saudita, también del año pasado.
    La FIA apuntó al resultado de la investigación realizada con la asistencia de consultores externos que "exoneró al presidente de cualquier cargo", al considerar que no fue responsable de presionar para que el circuito de Las Vegas no fuese certificado, como así tampoco de sugerirle a los comisarios del Gran Premio saudita que anulasen la penalización que le hubiese impedido al español Fernando Alonso terminar en el podio el año pasado.
    Hoy, el bicampeón mundial, de 42 años, también se refirió a su futuro, aunque no aclaró si la próxima temporada estará presente en la máxima categoría.
    Sí dijo: "No voy a esperar hasta el verano (boreal) para confirmarlo porque sería injusto para mí y para el equipo (Aston Martin) si quisiéramos evaluar otras opciones, pero tampoco quiero apresurarme porque estoy enfocado en esta temporada y no en la próxima".
    "Ser dueño de mi destino muchas veces me ayudó y otras no tanto, pero soy yo quien elige si sigo o si me voy de un equipo y si abandono o regreso a la Fórmula 1. No dependo de lo que hagan otros, pues siempre decido por mí mismo, para bien o para mal", completó. (ANSA).