Una muestra recuerda a Ayrton Senna

(ANSA) - IMOLA, 20 MAR - El ayuntamiento de Imola, la región Emilia-Romaña, el ministerio de Asuntos Exteriores y el Instituto Ayrton Senna organizaron una muestra fotográfica con 94 imágenes inéditas para recordar al tricampeón brasileño de Fórmula 1 a 30 años de su muerte en el circuito de Santerno, Imola, durante el Gran Premio de San Marino.
    Las imágenes en blanco y negro de Semma forman parte de un programa de exposiciones, eventos deportivos y espectáculos para conmemorar los 30 años de su muerte y la de su colega austríaco Roland Ratzenberger.
    Las fotos pertenecen a los reporteros gráficos Mirco Lazzari y Angelo Orsi, quienes eligieron ese número de imágenes en coincidencia con el año del accidente que le costó la vida a Senna.
    Lazzari y Orsi seleccionaron fotos para relatar con gran sensibilidad y atención la carrera deportiva pero también el lado humano e íntimo de Senna afuera de la pista.
    La muestra "Magic. Ayrton Senna/Imola 1994-2024" permanecerá abierta en el cuadripórtico del Museo San Domenico desde este jueves 21, día del nacimiento del piloto brasileño, hasta el 2 de junio.
    Los interesados por recorrer la vida de Senna podrán concurrir al museo del viernes a los domingos entre mañana y el 2 de junio, las fechas elegidas por Imola para celebrar al brasileño.
    Apodado "Magic (de ahí el título de la exposición)", Senna es considerado uno de los mejores pilotos de la historia de la F1 y una de las figuras más representativas e icónicas de la categoría y del automovilismo en general.
    Senna ostenta todavía el récord de victorias en la pista de Montecarlo, pues se impuso en seis ocasiones, cinco de ellas de manera consecutiva (entre 1989 y 1993), además de haber celebrado 41 triunfos en la F1, de la cual es el quinto piloto más ganador.
    Su carrera en la F1 se destacó particularmente por su rivalidad con el francés Alain Prost, su compañero en el equipo McLaren entre 1988 y 1989, una de las más intensas de la historia de la categoría.
    "Imágenes que entran en el corazón de quien las observa porque son reales y no posadas. Detalles captados sobre la marcha porque fueron tomados por quienes conocían a fondo a Ayrton, que lo entendían y supieron captar sus matices", afirmó Lazzari.
    "Fotografías que aún hoy te dejan sin aliento cuando las miras y te hacen revivir el momento. Una exposición íntegramente en blanco y negro porque, como los recuerdos, con el tiempo los colores se desvanecen, palideciendo al principio y adquiriendo matices de blanco y negro. Quitando el color, se elimina lo superfluo y queda la esencia", completó Lazzari. (ANSA).