Dudas sobre el precio de venta del Milan

RedBird revalida control del club rojinegro pese a sospechas

Giorgio Furlani  (foto: Ansa)
Giorgio Furlani (foto: Ansa)
(ANSA) - MILAN, 13 MAR - El fondo estadounidense RedBird aseguró que posee "el 99,93%" del Milan como respuesta a la investigación de la fiscalía de Milán, que sospecha que el también consorcio norteamericano Elliott conserva el control del club rojinegro.
    "RedBird Fund IV y sus suscriptores poseen el 99,93% del AC Milan; el 0,07 restante está en manos de accionistas italianos individuales que son fanáticos del club desde hace mucho tiempo", aseveró un portavoz del grupo propiedad de Gerry Cardinale.
    "La idea de que RedBird no posee ni controla el AC Milan es absolutamente falsa y se contradice con todas las pruebas y hechos, incluidos aquellos que supuestamente son la base de la investigación", agregó el vocero.
    "Cuando tomamos el control del club después del cierre de la tratativa, Elliott concedió un préstamo a RedBird con un vencimiento de tres años y sin derecho a voto", precisó el portavoz.
    "Nuestro objetivo es devolver al Milan a la cima de la Serie A y del fútbol europeo, todo lo demás quita tiempo para alcanzar este objetivo. No hay conversaciones en curso con ningún inversor que pueda ejercer el control sobre el club. RedBird es el propietario mayoritario del AC Milan y seguirá siéndolo", concluyó el vocero.
    Los fiscales Giovanni Polizzi y Giovanna Cavalleri ordenaron a la Guardia de Financias secuestrar documentos y realizar copias de la información en las computadoras y teléfonos de la sede del Milan, que el 31 de agosto de 2022 fue vendido por Elliot a RedBird en 1.200 millones de euros, aunque la prensa italiana reportó entonces que el valor estimado de la entidad era de 700 millones de euros.
    La fiscalía de Milán investiga al administrador delegado del Milan, Giorgio Furlani, y a su predecesor, el sudafricano Ivan Gazidis, por presunta obstaculización de la vigilancia de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) en la venta del club, que en 2017 había pasado a manos de Rossoneri Sport Investment Lux, empresa de Yonghong Li que luego vendió el club a Elliott.
    Polizzi y Cavalleri también investigan la presunta participación en la operación de dos personas de Luxemburgo, Daniela Italia y Jean Marc Mclean, administradores de la empresa luxemburgués Project Redblack y de quienes sospechan haber obstaculizado con Furlani y Gazidis la función de vigilancia de la FIGC.
    Project Redblack controla la Rossoneri Sport Investment, también de ese país y "dueña de las acciones" del Milan, que este jueves visitará al Slavia Praga para intentar avanzar a cuartos de final de la Europa League tras ganar 4-2 como local en la ida.
    "No le dije nada al equipo. Vi tanta serenidad y tranquilidad que nos preparamos con concentración. Sabemos que es un escaparate importante y queremos superar esta ronda", expresó el DT del Milan, Stefano Pioli, sobre la investigación en la vigilia de la revancha contra Slavia Praga.
    Una nueva revelación sobre la investigación apunta a sospechas sobre la equidad del precio de venta del Milan y pues los fiscales destacan un "conflicto de intereses" en la operación.
    La fiscalía de Milán sostiene que el fondo Elliott, propiedad de Paul Singer, "parece tener una influencia dominante sobre otro club de fútbol francés", el Lille, "inscrito en las mismas competiciones europeas".
    Esto supone una violación del reglamento de la UEFA, que "impide a una misma persona ejercer control o influencia sobre múltiples clubes inscritos en competiciones".
    Entonces, la hipótesis es que la supuesta venta simulada fue utilizada para gestionar al mismo tiempo al Milan y al Lille, al cual, según los documentos obtenidos en el allanamiento, Elliott controla mediante una "deuda" de 170 millones de euros con la sociedad Callisto, propietaria de las acciones del club francés.
    De esta manera, gracias a una "financiación" de casi 600 millones de euros y en beneficio de RedBird, el fondo Elliott mantuvo, según la fiscalía de Milán, el control del club italiano, que en la víspera emitió un comunicado para asegurar que es ajeno a la investigación al igual que su presidente Paolo Scaroni.
    En este escenario, la fiscalía de Milán indaga sobre una obstaculización a la supervisión de la FIGC respecto de la comunicación de la titularidad real del club rojinegro, pues sospecha que esto nunca se concretó.
    Esta hipótesis también apunta contra diversas presuntas "anomalías", entre ellas las "relevantes discrepancias" entre lo que RedBird comunicó a la Comisión Supervisora ;;de los Mercados de Estados Unidos (SEC), y lo que se comunicó, en cambio, "al consejo de administración" del Milan "sobre el origen de los fondos utilizados para finalizar la compra".
    La investigación revisa si se le comunicó al consejo de administración del Milan que el 11 de junio de 2022, antes del cierre de la venta del club, recibió 400 millones de euros como adelanto de la operación de parte del "Rb Fund Iv Fc Aiv Cv", que no aparece, en cambio, en las actas enviadas por RedBird a la SEC.
    De hecho, del "formulario adv" actualizado al 31 de marzo de 2023 presentado ante la SEC, se desprende que el fondo indicado para la compra "no es administrado por RedBird".
    Un elemento que, junto con otros, despertó las sospechas de que "la mayor parte del capital utilizado para la venta proviene de un vehículo social no atribuible" a la empresa de Cardinale.
    Según la fiscalía, Elliott todavía controla Milán también gracias al "préstamo de vendedor" concedido a RedBird por 560 millones de euros, parte del precio de compra de los 1.200 millones de euros anunciados formalmente.
    Los documentos sostienen que esa financiación incide, con un papel activo de Elliott, también en una "propuesta de venta inminente de parte de las acciones" del club a inversores árabes y que RedBird niega. (ANSA).
   

Tags relacionadas