Cinco policías heridos antes de Venezia-Bari

(ANSA) - ROMA, 11 MAR - Bari condenó los hechos de violencia registrados afuera del estadio de Pier Luigi Penzo antes del partido contra Venezia por la vigésima novena fecha de la edición 2023-24 de la Serie B en los que cinco agentes de policía resultaron heridos.
    "Bari tiene la intención de condenar firmemente los episodios de desorden y violencia ocurridos ayer por la tarde cerca del estadio 'Pier Luigi Penzo' antes del partido entre Bari y Venecia", se lee en un comunicado emitido por el club del sureste italiano.
    "Más allá de las responsabilidades de quienes iniciaron los enfrentamientos, que seguramente serán comprobadas por las autoridades competentes, una vez más el comportamiento de unos pocos, que no tienen nada que ver con las aficiones y con los valores que debe tener el deporte, manchó de forma indeleble lo que para muchos debería haber sido un día de desenfado, agregación social y diversión", agrega la nota.
    "Junto con la cercanía a los agentes de seguridad presentes en el estadio, el club rojiblanco reitera su firme condena a cualquier forma de violencia y expresa su solidaridad con todos aquellos aficionados y familias que llegaron con el único fin de apoyar sus colores y vivir momentos de ocio y que, en cambio, tuvieron que afrontar, a su pesar, situaciones de pánico temiendo, en algunos casos, por su propia seguridad", completa el texto del Bari.
    Más temprano, la Federación Sindical de Policía condenó también el ataque "muy grave por parte de delincuentes que utilizaron bombas de papel y cuchillos" antes del partido que Venezia ganó por 3-1 en la víspera para seguir en el tercer puesto de la Serie B detrás de Parma y Cremonese.
    "Se reportaron quemaduras en el hospital. Y un colega se encontró con un dedo roto", denuncia el texto de la Federación Sindical de Policía, el cual reveló que "más agentes de policía resultaron gravemente heridos en el estadio".
    "Los compañeros tuvieron que recibir tratamiento de emergencia en el hospital. Toda la semana estuvo marcada por accidentes, peleas, incidentes, en todas las categorías posibles, desde la Serie A hasta la Promoción, y honestamente no lo podemos soportar más", enfatiza el comunicado.
    "Todo lo que tenemos que hacer es gastar el dinero de los contribuyentes y la salud de la policía para permitir que los violentos habituales hagan lo que quieran en los campos y gradas que deberían acoger a los verdaderos aficionados", indicó a su vez Valter Mazzetti, secretario general policía estatal.
    "Es hora de responder con hechos y no con pequeñas conversaciones sobre situaciones intolerables en un país civilizado, imponiendo las condiciones para que redunde en interés de todos que no haya accidentes, empezando por los clubes, de los que esperamos tolerancia cero con los ultras", añadió Mazzetti.
    "Para cada partido en el que se produzcan accidentes se deberán tener en cuenta que las curvas de los equipos implicados permanezcan cerradas durante al menos tres fechas", concluyó Mazzetti.
    También Domenico Pianese, secretario general del sindicato de Policía Coisp, expresó su "más sincera solidaridad hacia los agentes heridos mientras estaban de servicio durante el partido de fútbol entre Venezia y Bari" sobre los policías atacados, uno de ellos con un arma blanca.
    En cambio, Enzo Letizia, secretario de la Asociación nacional de funcionarios de Policía, reclamó "medidas preventivas y eficaces para garantizar que los eventos deportivos sigan siendo un lugar de reunión positiva y apoyo saludable".
    Más enfático se mostró Felice Romano, secretario del sindicato de Policía Siulp y quien lamentó que los agentes heridos en la víspera se registraron "pocos días después de que otros 13 policías fueran atacados en Cosenza-Catanzaro".
    "Esto no es normal para nosotros, y por eso reiteramos con firmeza las normas que le sugerimos a la premier (Giorgia) Meloni en el último encuentro en el Palazzo Chigi, a las que deben sumarse severas sanciones administrativas ligadas a las penales", resaltó Romano.
    Igual de crítico se mostró Pietro Colapietro, secretario general del sindicato de policía Silp Cgil y quien cuestionó la falta de coraje de los gobiernos y de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC).
    "Ningún gobierno tuvo hasta hoy el coraje de preparar una norma que establezca claramente la responsabilidad objetiva y el reparto de los costes del orden público de los clubes de fútbol profesionales ricos con respecto al comportamiento de sus aficionados y, en particular, de los ultra marginales", declaró Colapietro.
    "Coraje que falta a la FIGC, que debería sancionar duramente a los clubes cuando se producen accidentes. Se necesita mano firme contra los infractores violentos que no son verdaderos aficionados", remarcó Colapietro.
    "Desgraciadamente siempre hubo un clima de connivencia y el sistema del fútbol esconde la cabeza en la arena, para luego aullar a la luna en caso de violencia y accidentes", completó Colapietro. (ANSA).