Ceremonia inaugural y seguridad

París 2024 con invitados "especiales", que serán menos de los previstos

La seguridad es un tema central en los JJOO de París 2024 (foto: ANSA)
La seguridad es un tema central en los JJOO de París 2024 (foto: ANSA)

   (ANSA) - PARIS, 5 MAR - La seguridad durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de París, prevista para el 26 de julio, es un tema central para las autoridades francesas, sobre todo porque será la primera de la historia que se desarrollará fuera de un estadio.
    El ministro del Interior, Gérald Darmanin, dio a conocer hoy algunas de las medidas que se pondrán en práctica durante la apertura de los Juegos, que se trasladará al río Sena y en la cual participarán cerca de 326 mil invitados, que serán especialmente seleccionados, respecto de los 600 mil previstos originalmente.
    Aquellos que no tendrán que pagar por ver serán elegidos a través de "socios confiables", aclaró el ministro al explicar frente a los miembros del Senado francés en qué consistirá el operativo de seguridad que contemplan las autoridades para la ceremonia inaugural.
    "La pregunta que surge -dijo- es cómo seleccionar a estas personas. No podemos decirle a todo el mundo que venga porque resultaría imposible gestionar movimientos multitudinarios", comentó al destacar que la selección se realizará con la ayuda de organismos relacionados con los Juegos, como el Comité Organizador.
    También se decidió que los residentes en el perímetro restringido de París, esencialmente aquellas que habitan en los edificios con vista al Sena, deberán registrarse para poder circular por la zona el día de la apertura de los Juegos.
    Para ello tendrán que inscribirse en una plataforma on line que los habilitará un código QR específico que -dijo el ministro- "nos permitirá saber quién va y quién viene y también rechazar eventualmente el ingreso de personas consideradas peligrosas".
    El espacio aéreo de París permanecerá cerrado en un radio de 150 kilómetros desde las 19 locales hasta la medianoche del 26 de julio, razón por la cual los despegues y aterrizajes en los aeropuertos de Roissy, Orly, Le Bourget y Beauvais quedarán interrumpidos hasta el final de la ceremonia.
    "Es algo histórico para Francia cerrar los aeropuertos de la capital y aledaños porque obligará a que los atletas y los jefes de Estados que arriben al país lo hagan en terminales ubicadas por fuera de ese radio de 150 kilómetros", explicó Darmanin.
    Respecto de las restricciones a la cantidad de espectadores en la ceremonia inaugural, el prefecto Laurent Nuñez explicó la decisión de permitir a los "bouquinistes", los libreros con puestos a orillas del Sena, permanecer en su lugar y no moverse durante unos días como estaba previsto inicialmente, obligó a reducir en unas 78 mil personas el número original.
    Nuñez dijo que unas 104 mil serán autorizadas a ingresar a la zona baja de la ribera y a permanecer en los puentes, especialmente aquellos que posean entradas vendidas por el Comité Organizador, mientras que otros 222 mil serán admitidos en las orillas altas, por las que habitualmente circulan vehículos.
    Respecto de estas restricciones y de la decisión de trasladar la ceremonia inaugural al río Sena, el ministro Darmanin destacó que al menos hasta ahora "ninguno de los países que participarán de los Juegos nos informó que desertaría de la misma. Hay algunos que son más sensibles, pero decidieron confiar en nuestra capacidad organizativa", aclaró.
    "Por el momento, los servicios de inteligencia no informaron de amenazas específicas, aunque eso no significa que no estén latentes", destacó al comentar que del millón de personas que se presentaron para trabajar durante los Juegos, sólo seis fueron rechazadas por ser consideradas peligrosas. (ANSA).