Lotito en llamas

Por las tres expulsiones que sufrió Lazio en derrota con Milan

Lazio apunta contra el arbitraje de Di Bello (foto: ANSA)
Lazio apunta contra el arbitraje de Di Bello (foto: ANSA)

   (ANSA) - ROMA, 1 MAR - "Hoy nos sentimos violados", resumió Claudio Lotito, presidente de una Lazio que cayó por 1-0 de local frente al Milan en el inicio de la vigésimo séptima fecha del campeonato y terminó el partido con tres expulsados.
    "El equipo está mortificado, ha sufrido un trauma psicológico", agregó al afirmar que "cuando el sistema ya no garantiza credibilidad, te obliga a recurrir a los responsables de hacer cumplir las leyes. ¿Pero nosotros, a quiénes deberíamos acudir?", se preguntó.
    "Quizás a quienes acuden todos los ciudadanos cuando hay una violación de las leyes y de los reglamentos", se respondió Lotito al calificar lo sucedido como la "crónica de una muerte anunciada", parafraseando el título de la novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez.
    "No es la primera vez que nos sucede algo así y cuando las situaciones se reiteran, quedan de lado los méritos deportivos", afirmó al advertir que "o el sistema se corrige de forma autónoma o se debe recurrir a un órgano externo".
    "En el deporte hay que ganar por merecimientos propios y existe un límite para todo que no debe superarse, pero hoy se superaron todos los límites y esto se repite desde hace mucho tiempo", consideró.
    Consultado acerca de qué pensarán en la UEFA sobre lo ocurrido hoy en el Estadio Olímpico, Lotito respondió encogiéndose de hombros: "La verdad, no lo sé".
    Un post-partido caliente tras las expulsiones decididas por árbitro Marco Di Bello, quien a los 57' mandó a las duchas a Luca Pellegrini por doble amonestación y en tiempo de descuento le mostró tarjeta roja directa al montenegrino Adam Marusic por exceso verbal y al francés Mattéo Guendouzi por reaccionar a una falta, todos ellos jugadores de Lazio.
    Lotito aclaró que no cruzó palabra con el juez del partido: "No suelo hablar con los árbitros porque no mantengo ningún tipo de relación con ellos", pero aseguró que "deben ser capaces de entender cuál es el punto de equilibrio y cuál el de ruptura".
    "Yo suelo ser moderado y trato de encontrar un punto en común, pero hoy no estoy en condiciones de hacerlo", completó al aclarar que la continuidad del entrenador Maurizio Sarri está "fuera de discusión" a pesar de esta nueva derrota porque -dijo- "repito, el equipo no tuvo responsabilidad alguna en esta derrota".
    El técnico del Milan, Stefano Pioli, terció en la polémica al considerar que la expulsión de Pellegrini por doble amarilla fue correcta debido a que el jugador de Lazio derribó al estadounidense Christian Pulisic de mala manera al suponer que el juego se había detenido porque un compañero suyo yacía en el suelo.
    "El árbitro no había interrumpido el juego", recordó el DT "rossonero" al afirmar que "Pulisic es un jugador más que correcto y continuó con la jugada por ese motivo. No veo por qué debió haberse detenido, siendo que ellos tampoco tiraron al balón fuera de la cancha".
    Más allá de la polémica por el arbitraje, Pioli se enfocó en el triunfo y dijo que "en los últimos partidos como visitantes nos habían marcado muchos goles llegándonos poco y por eso es importante que hoy no nos convirtiesen". (ANSA).